Listin Diario Logo
31 de mayo 2020, actualizado a las 01:57 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
El Deporte jueves, 02 de abril de 2020

DESTACADOS

Refuerzos de Estrellas con más títulos JMV en Grandes Ligas

  • Refuerzos de Estrellas con más títulos JMV en Grandes Ligas

    Rollie Fingers brilló como abridor en el circuito invernal dominicano y en el rol de cerrador en las Grandes Ligas.

  • Refuerzos de Estrellas con más títulos JMV en Grandes Ligas
San Pedro de Macorís

Las Estrellas tienen la condición de ser el equipo dominicano que ha tenido en sus filas más importados ganadores del premio Jugador Más Valioso en Grandes Ligas.

El combinado de la enseña verde ha visto a 4 extranjeros que vistieron su franela ganar luego el codiciado galardón en las Grandes Ligas: Roger Maris, Rollie Fingers, George Foster y Dale Murphy.

Maris, un jardinero que fildeaba a la derecha y bateaba a la zurda, atrapó la distinción en 1960 y 1961, con los Yaqnuis de Nueva York.

En el primero de esos años, Maris lideró la Liga Americana en carreras empujadas (112) y promedio de slugging (.581), al tiempo en que conectaba 39 jonrones, con buenos promedios de bateo (.283) y de embasarse (.371), ayudando a los Bombarderos del Bronx a llevarse “el trapo” del circuito.

Los Yanquis repitieron como campeones del Joven Circuito en 1961, camino a ganar la Serie Mundial, cuando Maris fue noticia de primera plana, aun por encima del popular equipo, al borrar a Babe Ruth de los libros de record, con 61 jonrones, uno más que El Bambino en 1927.

Nuevamente, el nativo de Minnesota lideró su liga en carreras empujadas (141). Lo mismo hizo en anotadas (132) y en total de bases alcanzadas con sus batazos (366).

Maris reforzó a las Estrellas en la campaña 1956-57, en la cual actuó en 17 partidos y consumió 56 turnos al bate, con promedio de .286, 2 jonrones y 9 carreras empujadas. Su promedio de embasarse fue .412 y el de slugging .518.

Singulares bigotes
Fingers se llevó el galardón en 1981, junto al Cy Young como el mejor lanzador de la Liga Americana, cuando rescató 28 (líder) de las 62 victorias de los Cerveceros de Milwaukee, en una temporada dividida, debido a una huelga de jugadores.

El derecho de exótico bigote tuvo record de 6-3, en ganados y perdidos, con un promedio de carreras limpias en 1.04. Finalizó 41 de los 109 juegos de su club.

Con las Estrellas, Fingers (9-5), encabezó la Liga Dominicana en victorias, en la campaña de 1970-71, en la cual abrió en 17 de sus 19 juegos, con un promedio de 3.05 carreras limpias permitidas.

En 1977, Foster ganó el premio Jugador Más Valioso con los Rojos de Cincinnati, a quienes ayudó a ganar el Oeste de la Liga Nacional, camino a su segundo tìtulo de Serie Mundial seguido.

El recio bateador encabezó Las Mayores con 52 vuelacercas, 149 carreras empujadas, 124 carreras anotadas, .631 de slugging y 1.013 de OPS, siendo el primero en arribar a los 50 tetrabases desde que Willie Mays lo hizo en 1964.

Foster reforzó dos veces la alineación de las Estrellas (1973-74 y 1974-75), después de haberlo hecho con las Águilas Cibaeñas (1972-73).

En el primero de esos torneos con las Estrellas, el jardinero y poderoso bateador no estuvo a la altura de las expectativas (.247-2-8 en 19 juegos), máxime después de un buen año con las Águilas (.280-2-21 en 47 juegos).

Sin embargo, a su regreso con la tropa verde, en la que inició una disputa como jardiinero titular de los Rojos de Cincinnati con Ed Ambrister, Foster enseñó quién era el merecedor del puesto de guardián en el ala izquierda de la Gran Maquinaria Roja, cuando bateó .294-5-19, más 6 dobles y un triple. Su promedio de embasarse fue de .377, con un slugging de .424, para un saludable OPS de .801.

Murphy, un receptor con las Estrellas en 1977-78, se enseñoreó en la cumbre de los jugadores más completos del negocio, cuando en 1982 y 1983 atrapó el premio JMV de la Liga Nacional, con los Bravos de Atlanta, equipo que lo convirtió en jardinero central.

Un “penco” de 6-4 de estatura y 210 libras de peso, Murphy podìa hacerlo todo, como lo prueban sus 5 Guantes de Oro y 4 Bates de Plata, con una campaña (1983) de 30-30 (36 jonrones y 30 bases robadas).

El caso de Vladimir
Cambiado.

Otro ganador del MVP en Grandes Ligas fue el dominicano Vladimir Guerrero, en 2004, con los Angelinos de Anaheim.

Guerrero fue cambiado por las Estrellas a los Tigres del Licey en septiembre de ese año, por el lanzador Anastacio Martínez y sorprendió cuando actuó en el campeonato dominicano (2004-2005) en 4 juegos con el Licey.