Listin Diario Logo
16 de junio 2019, actualizado a las 04:23 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
El Deporte sábado, 02 de marzo de 2019

CON LOS CAMPEONES

Clasificación a la Copa Mundial de Baloncesto

  • Clasificación a la Copa Mundial de Baloncesto
Mario Emilio Guerrero

 La clasificación de República Dominicana a la Copa Mundial de Baloncesto, a celebrarse en China, del 31 de agosto al 15 de septiembre de este año, se logró luego de superar muchas dificultades y dejó de manifiesto las deficiencias del deporte dominicano. Ganar el derecho de estar presente en un evento de esta magnitud es una verdadera proeza, sobre todo si tomamos en cuenta los grandes escollos para integrar a nuestros mejores jugadores y el pobre apoyo económico que recibió la selección nacional por parte de las empresas locales durante el proceso clasificatorio.

Instalación adecuada

El principal ejemplo de nuestras deficiencias es la carencia de una instalación adecuada para el nivel que ha alcanzado el baloncesto dominicano. Da pena y vergüenza que aún se tengan que escenificar los juegos de nuestro equipo nacional en el Palacio de los Deportes Virgilio Travieso Soto. A pesar de encontrarse esta instalación en pésimas condiciones, el respaldo de los fanáticos a los últimos dos encuentros clasificatorios frente a Venezuela y Brasil fue masivo, quedando demostrado una vez más el gran arraigo del baloncesto en nuestro país.

Inversión cuantiosa

La participación dominicana en la Copa Mundial de China conlleva una inversión cuantiosa y de acuerdo con informes, superará el medio millón de dólares, cifra que podría aumentar significativamente si finalmente se integran a la selección los jugadores de la NBA, por el asunto de los seguros. ¿De dónde saldrá ese dinero? Esa es una buena pregunta, pues como señalé anteriormente, el respaldo financiero ha sido exiguo. Si esta situación se mantiene, y no dudo que así ocurra, deberá ser el Estado que se encargue de aportar los recursos necesarios para participar en condiciones óptimas en el referido evento.

El dirigente

En cuanto a la contratación de un nuevo dirigente, creo que Melvin López debe permanecer al frente del equipo que competirá en la Copa del Mundo. No baso mi opinión en el hecho de que se ha ganado el mérito de ser el entrenador de la selección, que es cierto, sino en que nadie, en tanto poco tiempo va a conocer a los jugadores ni compenetrarse con ellos como lo ha hecho López. Han sido casi dos años trabajando con esos atletas y eso tiene que tomarse en cuenta. Se debe aprender de las malas experiencias y en la mayoría de los casos, la contratación de entrenadores extranjeros para compromisos importantes de nuestro baloncesto ha sido negativa. Como sucedió en los torneos premundiales de 2005 (Santo Domingo) y 2009 (San Juan, Puerto Rico), en que fueron fichados como dirigentes el estadounidense Keith Smart y el boricua Julio Toro, respectivamente. En ambas oportunidades, la actuación dominicana resultó un verdadero fiasco, a pesar de que contábamos con grandes equipos.

Santo Domingo 2005

En el certamen de 2005, Smart, quien tuvo como asistentes a Fernando Teruel y José -Boyón- Domínguez, tenía a su cargo una excelente escuadra, compuesta por Francisco García, Luis Flores, Luis Felipe López, Jack Michael Martínez, José -Grillo- Vargas, Amaury Filión, Marlon Martínez, Jaime Peterson, Joel Ramírez, Andy William Turner, Otto Vantroy Ramírez y el nacionalizado Josh Asselin, Sin embargo, el seleccionado criollo quedó fuera de la clasificación para la Copa del Mundo, al ocupar la sexta posición entre los 10 países participantes. El desempeño del conjunto criollo, que comenzó como uno de los favoritos para subir al podio, fue una gran decepción.

San Juan 2009

Cuatro años más tarde, en el campeonato celebrado en la capital boricua, el equipo dominicano tampoco llenó las exceptivas y quedó fuera del grupo de países que clasificó para el Mundial de Turquía, a pesar de contar con un personal de gran calidad. El conjunto estuvo liderado por jugadores con experiencia en la NBA como Al Horford, quien venía de firmar un contrato de 40 millones de dólares con los Atlanta Hawks, Francisco García, Luis Flores y el recién nacionalizado Charlie Villanueva. A ellos se sumaron Jack Michael Martínez, Franklin Western, Ricky Greer, Alejandro Salas, Carlos Morbán, Kelvin Peña, Juan Coronado y Marlon Martínez, como miembros de una de las selecciones de mayor calidad que ha representado al país en eventos internacionales en toda su historia. En la justa compitieron también equipos de 10 naciones y República Dominicana quedó en la cuarta posición. Toro, asistido por Melvin López y José Diloné, nunca logró una buena comunicación con sus jugadores.

Excepciones

Ha habido excepciones, en cuanto a buenos resultados logrados por equipos quisqueyanos dirigidos por técnicos extranjeros. Están los casos del español Moncho Monsalve y el estadounidense John Calipari, quienes tuvieron éxito en el ejercicio de sus funciones. Hay que hacer la salvedad de que Monsalve es un gran conocedor del baloncesto dominicano y Calipari, uno de los mejores entrenadores del mundo, se integró con mucho tiempo de antelación al frente de la escuadra nacional y contó con una gran asesoría local. Pero, como no contamos con tipos con esas condiciones, opino que Melvin López debe ser el entrenador titular para la cita mundialista de China.