Listin Diario Logo
04 de octubre 2022, actualizado a las 03:00 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Editorial martes, 10 de mayo de 2022

De Andrew Chaylon a David de los Santos

En enero de 2017, un preso californiano de 36 años, con evidentes signos de esquizofrenia, armó un alboroto en el centro de detención del condado de San Luis Obispo, Estados Unidos, por cuya causa fue inmovilizado durante 46 horas en una llamada “Silla del Diablo” que allí tenían para los violentos.

Una hora después de haber sido liberado de la siniestra silla, Andrew murió.

En la cárcel no le administraron los medicamentos antipsicóticos que un hospital psiquiátrico, donde había estado bajo tratamiento, había recomendado ni tampoco se acató una orden judicial emitida dos días antes, el 20 de enero, para que fuera devuelto a dicho centro médico.

Ese día, según la versión de los guardianes de la cárcel, Andrew estaba “golpeándose y lesionándose a sí mismo”, y por eso fue amarrado en la “Silla del Diablo”, hasta que cubierto de heces y orina, falleció.

Este episodio, que vino a ser el noveno caso de muertes de ciudadanos bajo custodia en ese condado desde el 2012, conmovió a la sociedad. Y dio lugar a que las autoridades carcelarias y la Agencia de Salud de esa ciudad, prohibieran el uso de la silla y se adoptara un protocolo de tratos para evitar más casos.

Un año después, en 2021, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, con los resultados a mano de una investigación forense, reveló innumerables deficiencias y acciones inapropiadas de los carceleros ante presos con enfermedades mentales, y ordenó puntuales medidas para corregir esas graves fallas.

“Nuestra Constitución garantiza que todas las personas detenidas en las cárceles y prisiones de nuestro país, sean tratadas con humanidad y eso incluye brindarles acceso a la atención médica y de salud mental necesaria”, dijo el departamento.

Extrapolando esta experiencia al reciente caso del atropello y muerte del recluso David de los Santos en el cuartel policial de Naco, cabe preguntarse ¿qué reglas de procedimiento existen (si existen) en el sistema policíaco-penitenciario para evitar más muertes de detenidos en circunstancias semejantes?