Listin Diario Logo
19 de octubre 2021, actualizado a las 04:24 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Editorial domingo, 12 de septiembre de 2021

REFLEXIONES DEL DIRECTOR

Hacia lo digital, sin miedos

Miguel Franjul
miguel.franjul@listindiario.com

En sus esfuerzos por la sobrevivencia, los medios tradi­cionales escritos han comprendido ahora, más claramente que nunca, que su futuro está ligado a las buenas estrategias que asuman en el campo digital.

La mayor masa de sus in­gresos proviene de sus plata­formas digitales , no solo por­que hacia ellas ha migrado la publicidad comercial, sino porque se han abierto otras modalidades de lograr bene­ficios que superan las limita­das opciones con las que hasta ahora han subsistido.

Me refiero a las modalidades de suscripciones de pago para distintas categorías de produc­tos, textuales o audiovisuales; la venta de una diversidad de artí­culos, como si fuese un mini-cen­tro comercial; el patrocinio de eventos y la producción de con­tenidos audiovisuales, superiores a las que eran tradicionalmente sus fuentes nutricias.

Eso explica y justifica que inviertan ahora más recursos en las herramientas tecnoló­gicas para operar con un ópti­mo nivel de rentabilidad que el impreso, por sí mismo, no puede asegurarles ya en este mundo dominado por una au­diencia que consume más lo audiovisual que lo textual.

En un escenario como este, la calidad de sus contenidos textuales, su veracidad y pro­fundidad, son la garantía que ofrecen los periodicos impre­sos a quienes buscan informa­ción creíble y confiable versus el tsunami de noticias falsas que inunda las redes y hace difícil distinguir la verdad de la mentira.

Adoptar las nuevas tecno­logías que facilitan la produc­ción digital también les depa­ra otras ventajas, pues con el desarrollo y expansión de los softwares de la inteligencia artificial pueden aprovechar y rentabilizar el volumen de big data en sus contenidos de in­vestigación profunda, y pegar en la diana a la hora de cono­cer las actitudes y preferencias de sus usuarios.

Estas ventajas no existían antes, pero ahora sí. Y lo mejor del caso es que su uso correcto y sistematico puede marcar la diferencia entre un periodis­mo superficial y otro más pro­fundo, de indiscutible benefi­cio para todas las audiencias y para la sociedad misma en sus necesidades de contar con una prensa crítica, escudriñadora y vigilante de la transparencia y la continuidad democrática.