Listin Diario Logo
03 de agosto 2021, actualizado a las 03:25 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Editorial domingo, 06 de junio de 2021

REFLEXIONES DEL DIRECTOR

Los distintos “envases” de la noticia

Miguel Franjul
miguel.franjul@listindiario.com

No se concibe el periodismo ac­tual sin los multi­formatos de noti­cias.

La noticia, a diferencia de años atrás, no muere tan rápido como antes. O mejor dicho, no pierde su actualidad de un día para otro; muta como los virus circulando siempre de distintas formas para sobrevivir y llegar más lejos.

Una noticia en formato tex­to evoluciona hacia otros for­matos tecnológicos, como el audio y el video, y sus modelos de transmisión no se limitan a las plataformas de un periódico impreso o digital, a una radio o televisión, sino que se difun­den, se procesan, se amplifican o se adulteran, en último caso, por otras vías.

Tal es el ejemplo de las redes sociales, que propiamente no se consideran medios formales de la comunicación profesional, pero que ahora son verdaderas centrífugas de las noticias.

En ellas, las noticias que pu­blican los medios formales se convierten en materia prima de “streaming” de influencers o YouTubers que les dan sus par­ticulares giros, prolongándoles su vida útil más allá de las 24 horas.

Para los periodistas que se formaron y adquirieron sus ex­periencias profesionales en me­dios impresos, el manejo de las noticias en otras modalidades, como la radio y la televisión, no les resultaba tan complejo co­mo ahora, en la era de la multi­media, en la que muchos viejos moldes han quedado desestruc­turados.

Ahora, al abordar la redac­ción o la difusión de una noticia tienen que estar preparados pa­ra manejarse con las reglas dife­renciadas del impreso y del di­gital y, dentro de este, con las locuciones en cabina o fuera de ella, en transmisiones en vivo o en vídeos editados.

Y no bastaría todo esto. Por­que también es usual que, ade­más de dar la noticia en cual­quiera de estos formatos, el periodista se encuentre prepa­rado para interpretar o contar la historia de los hechos, como testigo de primera línea.

Su responsabilidad y su éxito están en dar noticias verídicas, comprobables, no inventadas o distorsionadas.