Listin Diario Logo
15 de agosto 2020, actualizado a las 12:08 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Editorial sábado, 01 de agosto de 2020

Principios y valores del Listín Diario

  • Principios y valores del Listín Diario

Si el Listín Diario ha alcanzado un si­tial histórico en la prensa dominica­na se lo debe a su firme apego a los principios y valores que defienden la libre expresión del pensamiento y de las ideas, en una sociedad democrática.

Este ha sido el mayor activo de su tradición en 131 años, un legado de nuestros fundado­res, en especial Don Arturo J. Pellerano Alfau, al concebirlo como un instrumento del perio­dismo profesional al servicio de la verdad.

A través de los años, el Listín ha defendido esos valores sin necesidad de claudicar an­te el poder, sin necesidad de sobrevivir a base de compromisos o contubernio con los gobier­nos de turno y sin sacrificar sus firmes convic­ciones sobre la dignidad y la libertad a que son acreedores todos los dominicanos, dueños del derecho a la expresión de sus ideas sin cortapi­sas ni censuras.

Por sostener en alto estos principios, este diario ha sufrido severas agresiones y fuertes presiones que, sin embargo, no han mellado su credibilidad ni el nivel de aceptación ciudada­na que se ha ganado por años.

La experiencia indica que los diarios que sucumben a esos infames tratos y compro­misos con los gobiernos quedan incapacita­dos para decir la verdad, para informar con plenitud de detalles y para exigir transparen­cia y respeto institucional, como reclaman las sociedades libres.

En pocas palabras, quedan manchados por la huella imborrable de la claudicación y desaparecen irremediablemente del escenario, cargando los las­tres del descrédito.

La credibilidad y la seriedad del trabajo profesio­nal, unidas al respeto de los valores fundacionales, son los activos que orgullosamente exhibimos hoy, gracias al compromiso que hemos hecho de defen­der esta hermosa tradición de 131 años.

Somos el periódico de los dominicanos, el fiel aliado de sus mejores causas y el privilegiado testi­go de su historia en tres siglos consecutivos.