Listin Diario Logo
28 de mayo 2020, actualizado a las 12:05 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Editorial jueves, 09 de abril de 2020

Lo que debimos hacer

Pruebas, mascarillas y aislamiento son las tres claves del arsenal de guerra contra el coronavirus y ninguna de ellas, en la escala decisiva, se usan aquí sistemáticamente para blindarnos frente a un enemigo que cada día mata, enferma o pone en vilo a los dominicanos.

Los países que han utilizado este trípode de tácticas, más las irrestrictas medidas de cuarentena total o parcial de ciudades o regiones, han podido lidiar y recibir con un daño menor al esperado, el ataque de un virus que el mundo desconocía.

Pese a las experiencias ya conocidas en el momento en el que el Covid-19 fue detectado y comenzó a circular en nuestro territorio, no pudimos tener todas las armas listas para defendernos. Todavía estamos así.

La aplicación de pruebas diagnósticas, que en principio fueron recomendadas por la Organización Mundial de la Salud solo a los pacientes con síntomas, fue una indicación errada. Los países que la aplicaron de manera masiva, tanto a los “sanos” como a los contagiados, están ganando la batalla.

El uso de las mascarillas, que también la OMS solo recomendaba a los pacientes sintomáticos para que no provocaran contagio, es ahora obligatorio, vital, para todos los ciudadanos. Lo ha tenido que pedir la propia OMS, tarde ya.

La otra medida esencial, inevitable, es la del distanciamiento social entre toda la población, con énfasis en el aislamiento de los contagiados, para que no se mezclen con los asintomáticos.

Aquí solo ha existido en teoría, porque la mayoría no quiere someterse a esas restricciones que cambian drásticamente nuestras rutinas, pensando que se trata de algo innecesario sin reparar que estamos, francamente, en un estado de guerra no convencional e inaudito.

Al masificarse las pruebas diagnósticas, los países pudieron darse cuenta quiénes en realidad merecen tratamientos médicos en clínicas y hospitales dotados de áreas de cuidados intensivos provistas de respiradores mecánicos, y quiénes deben permanecer en observación para no contagiarse.

Desde temprano el LISTÍN DIARIO insistió en la aplicación de estas y otras medidas, pero el coronavirus sigue avanzando y dándonos fuertes golpes por todos los costados, con la agravante que al día de hoy pareceríamos estar todavía lejos del punto de partida desde el cual debimos salir al campo de batalla con mejores aprestos.