Listin Diario Logo
07 de abril 2020, actualizado a las 03:10 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Editorial sábado, 08 de febrero de 2020

El shock del coronavirus

En el momento en que las relaciones comerciales entre China y República Dominicana entraban en un ciclo floreciente de mutuos beneficios, la inesperada aparición de un nuevo coronavirus ha comenzado a afectar distintas plataformas del intercambio bilateral.

No es un asunto particular de ambas naciones. Es un fenómeno global, ya que China es la segunda en economía del mundo y todo cuanto pueda sufrir internamente repercute en el planeta, como de hecho está ocurriendo.

La República Dominicana, que en 2018 registró un volumen de comercio bilateral con China de US$2,692 millones y que al primer semestre del año pasado había crecido un 35 por ciento con intercambios por US$630 millones, quedará previsiblemente afectada por las derivaciones de esta crisis.

El turismo chino hacia nuestro país forzosamente declinará mientras prevalezcan restricciones a los viajes por avión o barco, no se sabe por cuánto tiempo, y las exportaciones dominicanas hacia el gigante asiático, que pasaban de los 200 millones de dólares al cierre del año pasado, irán por el mismo camino.

Producto de los temores desatados en el mundo por la facilidad o velocidad del contagio del coronavirus entre humanos, se ha generado una especie de “discriminación indiscriminada” contra todo lo que tenga relación con China, incluyendo a sus ciudadanos.

Aunque no existan razones fundadas para actuar de esa manera, lo cierto es que en muchas partes del mundo, incluyendo aquí, se están aplicando estrictos controles, cuando no restricciones, a la entrada de chinos.

Comerciantes chinos de Santiago y la capital dicen que las ventas de sus comercios, restaurantes o negocios populares, están declinando en estos días, en la medida en que las noticias sobre las muertes provocadas por el coronavirus y el estado de cuarentena en que viven millares de chinos amplifican la percepción sobre la peligrosidad de esta enfermedad.

El miedo generalizado al contagio y a la letalidad del coronavirus hace que mucha gente viva asustada mientras no se encuentren remedios o tratamientos que lo prevengan o que lo neutralicen.

La desaceleración de los intercambios comerciales bilaterales obliga al país a revisar sus presupuestos económicos y a adoptar las medidas paliativas, hasta que pase este terrible temporal.