Listin Diario Logo
25 de enero 2020, actualizado a las 05:25 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Editorial martes, 10 de diciembre de 2019

No más viajes a Disney

Los Estados Unidos están dando muy claras señales de que una de sus políticas de más alta prioridad es la lucha contra la corrupción en América Latina. Y de que no serán indulgentes con los culpables.

Así como el respeto a los derechos humanos y a las reglas de la democracia se convirtió en el “santo y seña” que demandaban los Estados Unidos a los países latinoamericanos para poder recibir apoyo y asistencia, así la anticorrupción emerge como un nuevo signo en su doctrina hemisférica.

A mediados de este año anunció la instalación de una brigada anticorrupción a cargo del Buró Federal de Investigaciones (FBI), que trabajará junto a la sección de fraudes y lavado de dinero y decomiso de activos del Departamento de Justicia, bajo la premisa de que existe un patrón mediante el cual funcionarios corruptos latinoamericanos intentan lavar su dinero en Miami u otros paraísos financieros mediante compra de bienes raíces locales o lujosos yates.

El discurso público y sin ambages de los diplomáticos norteamericanos sobre este asunto no deja lugar a dudas de la determinación de perseguir y castigar con drasticidad estos delitos, implicando eventualmente corte de ayudas a gobiernos permeados por la corrupción.

La más reciente de las advertencias la hizo Patrick Ventrell, director de la Oficina de Asuntos Internacionales de Narcóticos y Aplicación de la Ley, al anticipar la cancelación de visados a los funcionarios que incurran en estas malas prácticas, avergonzándolos públicamente.

“No más viajes de compras o viajes a Disney para líderes corruptos. No más estudios prestigiosos en Estados Unidos para los miembros de sus familias inmediatas que se benefician de ganancias robadas”, ha dicho Ventrell.

Los funcionarios y políticos dominicanos que han incurrido en prácticas dolosas con el dinero público, deben resignarse ya a no planificar viajes a Disney ni a buscar otros placeres y negocios en los Estados Unidos, porque la hora de la expiación pudiera estar muy próxima para ellos y sus familiares.