Listin Diario Logo
22 de noviembre 2019, actualizado a las 02:23 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Editorial sábado, 09 de noviembre de 2019

EDITORIAL

El viento de la libertad que hizo caer el Muro de Berlín

La caída del Muro de Berlín, hace hoy 30 años, no solo borró de golpe el estigma de una Alemania partida en dos, sino que también marcó el derrumbe del régimen comunista soviético que había prohijado la llamada cortina de hierro en Europa.

El muro simbolizaba la línea de confrontación de las dos ideologías dominantes, el comunismo y el capitalismo, que desde principios de los años sesentas del siglo XX pugnaban en guerra fría por el predominio mundial.

El reparto del mundo, tras la Segunda Guerra Mundial, desdibujó fronteras con muros y vallas, transformando la geografía de naciones que, de repente, vieron a sus pueblos divididos por la razón ideológica con la que los dos polos del poder, Estados Unidos y sus aliados occidentales, y la Unión Soviética con los países de su órbita, sometidos a la dictadura del comunismo.

Aquel cordón de cemento y púas electrificadas de unos 166 kilómetros de longitud que dividió en dos a Alemania durante 28 años, ejemplificaba la herida más profunda que, en términos históricos, produjo al mundo la guerra fría entre ambos antípodas ideológicos.

En medio de las expectativas de un acercamiento entre Alemania Federal y la República Democrática Alemana (que de democrática no tenía nada), un mensaje erróneo de un alto funcionario de la parte comunista anunciando que se concedían permisos de cruce, desató una avalancha de ciudadanos hacia la parte occidental buscando el espacio de libertad que no tenían.

Las multitudes, en un evento no previsto, entendieron que más que permitir la fluidez del lado comunista hacia el de Alemania Federal, lo que se imponía era echar abajo el infame muro. Y así lo hicieron.

Derribadas las columnas de cemento y alambres, las flores de la libertad emergieron esplendorosas dando la bienvenida a una etapa de paz y de sustitución de los regímenes opresores que se parapetaban detrás de la famosa Cortina de Hierro.

Alemania se reunificó y desde entonces, hace 30 años, construye un camino hacia la coexistencia pacífica de sus gentes y hacia la construcción de la paz en un mundo inestable, en el que todavía se perciben los gélidos vientos de aquella traumática confrontación de dos potencias diametralmente opuestas.