Listin Diario Logo
15 de noviembre 2019, actualizado a las 08:12 PM
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Editorial viernes, 26 de julio de 2019

El espejo de Puerto Rico

Hace siete días el Listín Diario advertía que la indignación de los puertorriqueños ante los graves comentarios sexistas, homofóbicos y discriminatorios que hizo el gobernador Ricardo Rosselló a través de una red social con sus allegados, tendría consecuencias.

¡Ahí están los resultados! Rosselló tuvo que renunciar después de dos semanas de manifestaciones crecientes y sostenidas, no de sus opositores políticos, sino de todo un pueblo que no se cansó de gritar: ¡Ricky renuncia!

Aunque Rosselló no tenía intención de acogerse al pedido popular de renunciar a pesar de que lo hicieron sus más importantes ministros, la persistencia de la movilización y la justeza del reclamo popular, finalmente lo condujeron a dimitir la medianoche del miércoles, lo que hará efectivo el 2 de agosto próximo.

En pocas ocasiones Puerto Rico y otros países del Caribe habían demostrado una voluntad consensuada de que un gobernante no puede usar su posición y su condición para burlarse de sus conciudadanos y colocarse por encima de todos.

En 889 páginas con los mensajes que intercambió con funcionarios y dirigentes de su partido, Rosselló dejó sellado un tipo de comportamiento que en poco tiempo resultó inaceptable para los puertorriqueños.

Nuevamente, en este proceso y su desenlace, quedó en evidencia el importante papel que juega una prensa libre al obtener y publicar, sin temor ni favor, el contenido de ese intercambio de mensajes de un funcionario de alto nivel, que denostaba a sus conciudadanos y rebajaba la investidura del gobernador de Puerto Rico.

Ojalá que esta aleccionadora experiencia de un gobernante que no supo mantenerse a la altura de su posición, sirva de reflexión para todos los mandatarios de América, y también para sus pueblos, porque los primeros no deben faltar a los deberes y los segundos no tienen que soportar indecencias desde el poder.

Esperamos que Puerto Rico recobre totalmente la paz y que todos sus ciudadanos vuelvan a sus labores habituales, restaurando las heridas y creciéndose por encima de sus agravios y contrariedades ocasionales.