Listin Diario Logo
17 de octubre 2019, actualizado a las 12:09 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Editorial martes, 26 de marzo de 2019

El Malecón y el Mirador Sur, nítidos

La avenida de la salud, en el Mirador Sur, y una amplia franja del malecón capitaleño, ambas sometidas a una remodelación general, son hoy dos espacios dignos para el sano esparcimaiento de los ciudadanos.

La Alcaldía del Distrito Nacional, apoyada en donaciones del sector privado, completó una intervención de ambas avenidas, restableció su sistema de iluminación y embelleció sus entornos, una admirable obra de rescate del espacio público.

 Se construyeron diez kilómetros de aceras en ambos lados de la avenida de la salud, se colocaron lámparas de luces led de punta a punta, se levantaron tres baños públicos al servicio de los más de cinco mil usuarios diarios del Parque Mirador, se inauguraron nuevas canchas y se recuperaron áreas verdes.

En el Malecón, la intervención fue igual de profunda. Se acondicionaron áreas rocosas para que sirvan de mirador, descanso y deleite de los ciudadanos, se instalaron nuevas lámparas para asegurar la iluminación y la seguridad nocturna, se amplió la acera para incluirle una ciclorruta, se colocaron hamacas, columpios y señalizaciones y se abrieron zonas para el estacionamiento de vehículos.

Para una ciudad que resulta muchas veces ingrata e invivible para los ciudadanos, sobre todo si son peatones, la remodelación de estos bulevares les devuelve la importancia y utilidad que antes tuvieron como centros de esparcimiento, de ejercitación y de reuniones de familia.

En el caso del Malecón, este reacondicionamiento general lo convierte en zona atractiva para el disfrute de todos en un momento en que se hacen inversiones y promociones para posicionar a la ciudad colonial y sus entornos como promisorios puntos de interés turísticos.

El alcalde David Collado ha conseguido realzar el valor de los espacios públicos a los que son acreedores los que viven o visitan la capital primada de América, y ahora lo que toca es cuidarlos y disfrutarlos a la mayor plenitud.