Listin Diario Logo
13 de diciembre 2018, actualizado a las 08:34 a.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual20ºC30ºC
Editorial martes, 04 de diciembre de 2018
0 Comentarios

No estamos obligados a firmar ese Pacto

 La República Dominicana no está obligada a firmar el Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular que, por demás, se ha ofertado como una opción “no vinculante” a los países miembros de las Naciones Unidas (ONU).

Lo de “no vinculante” es un señuelo, un “engañabobos”, porque, en realidad, las 23 recomendaciones u objetivos del Pacto implican francamente compromisos que los estados no podrían ignorar, porque constituyen su marco principal, su blindaje.

Esos 23 compromisos u objetivos se asumen como núcleo y esencia del llamado “plan integral” para el abordaje de los problemas migratorios, y el Estado que no los cumpla a cabalidad estaría cometiendo una especie de pecado de lesa humanidad.

Por eso en todo el cuerpo del Pacto se remacha en la palabra garantía, lo que quiere decir que al asumir los susodichos 23 compromisos, los estados tienen que garantizar efectivamente su cumplimiento, lo que equivale a imponer una autoridad supranacional sobre nuestras propias leyes y la misma Constitución.

Se insiste en que ningún Estado, por sí solo, puede manejar y enfrentar un problema migratorio, por lo que el Pacto abre las puertas a la llamada cooperación bilateral o regional. Vale decir, en palabras llanas, la intervención de otras naciones en el cumplimiento de cualquiera de los 23 objetivos en el país que hubiese ignorado algunos de ellos.

Lo que el Gobierno dominicano puede hacer es señalar que, en vista de que cuenta con sus propias leyes y procedimientos migratorios, se siente competente para enfrentar las violaciones y, al mismo tiempo, garantizar los derechos humanos de los inmigrantes indocumentados, siempre y cuando las razones por las cuales emigran sean razonables y atendibles.

De ese modo, puede hacer reservas para no adherirse al Pacto, con el mismo espíritu de respeto a su propia soberanía con que otras naciones han desistido de firmarlo, porque entienden que colide con sus leyes nacionales y porque en lugar de conseguir una “segura, regular y ordenada” migración, lo que provocará son avalanchas o estampidas masivas de inmigrantes en todo el mundo.

No estamos obligados, por tanto, a firmar un cheque en blanco para hipotecar o subordinar nuestra soberanía a un marco de 23 objetivos y compromisos que desbordan nuestra propia capacidad de cumplirlos, si quisiéramos o pudiéramos, al pie de la letra.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña
Descubre