Listin Diario Logo
20 de noviembre 2018, actualizado a las 10:01 a.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual21ºC26ºC
Editorial jueves, 08 de noviembre de 2018
0 Comentarios

Engullidas por la urbanización

Progresivamente, las grandes ciudades del país han ido perdiendo las tierras fértiles con vocación agrícola que antes servían como graneros, fincas o granjas para abastecer de alimentos a sus ciudadanos, engullidas ahora por el proceso de urbanización.

En apenas dos décadas, han sucumbido al avance urbanístico cerca de 600 kilómetros de terrenos aptos para cultivos o bosques que circundaban la capital, Santiago, La Vega, Moca y Puerto Plata, y el fenómeno se extiende ahora a las pequeñas ciudades que desarrollan proyectos turísticos.

Es lo que está pasando en Constanza y Jarabacoa.

La muerte lenta de la tierra agrícola para dar paso a la tierra urbanizada.

Por un lado se responde a la intensa demanda de viviendas y nuevos espacios para una población en crecimiento, pero por el otro perdemos espacios en los que deben de producirse alimentos para la población y para sostener los niveles de exportación de nuestros renglones agropecuarios.

Si este proceso de transformación obedeciese a un plan regulado para procurar un mejor desarrollo humano, estaría justificado. Pero como se está llevando a cabo indiscriminadamente, sin reglas, generalmente sin los permisos oficiales y sin ajustarse a los planes urbanísticos de los ayuntamientos, tal trueque implica consecuencias.

No todo puede ser varilla y cemento. La naturaleza nos provee los suelos fértiles para cosechar los productos que consumimos en aras de llevar un buen régimen nutricional.

Anular esta fuente de riqueza alimenticia a cambio de erigir en ellas urbanizaciones u otras estructuras, cuando estas podrían edificarse en otros lugares donde el efecto de la concentración de servicios para los humanos no sea tan degradante del ambiente, es una apuesta arriesgada.

Pero la sociedad dominicana, por el momento, no aparece sensibilizada o atenta a este proceso, que tiene su punto de partida en un imparable desplazamiento de las poblaciones rurales hacia las grandes metrópolis, dejando desguarnecidas las tierras en las que antes cultivaban sus alimentos, tierras que poco a poco van desapareciendo de nuestra vista.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña

Descubre