Listin Diario Logo
21 de octubre 2018, actualizado a las 12:00 a.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual22ºC30ºC
Editorial viernes, 09 de marzo de 2018
1 Comentarios

¡Suelten a ese hombre!

El doctor Julio Gómez tiene una alta reputación como médico y filántropo y pastor evangélico en Sabana Perdida, pero a la justicia dominicana se le ha ocurrido estigmatizarlo como el autor de un crimen que no hay indicios de que cometiera contra el hombre que fue a robarle y matarle en su propia casa.

 Un criminal reincidente, con siete fichas, entre ellas una por asesinato, atacó con alevosía al pacífico y desarmado médico y a un sobrino suyo, al cual hirió de un balazo. Al escuchar el estruendo de la bala, los vecinos del barrio acudieron prestos a defenderlo.

 El asesino disparó de nuevo pero fue derribado por varios residentes del sector. El doctor Gómez se interpuso entre su agresor y los furiosos y vengativos vecinos, pero no pudo evitar que estos últimos lincharan al intruso, apodado Lagrimita.

 Con estos hechos tan claros, el de un ciudadano de conducta intachable, humanista, médico gratuito de personas pobres, que se encuentra tranquilo en su casa y ajeno a la maldad de los delincuentes, es ostensible su nivel de arraigo como para que la justicia dominicana tomara en cuenta estas atenuantes y no lo metiera en la cárcel como un vulgar asesino, que no lo es.

 La sociedad está indignada por esta fuerte penalidad, consciente de que para un caso como este, del cual hay precedentes de simple pago de garantías económicas y algunas restricciones sin tener que sufrir la privación de su libertad, no era necesario una decisión tan drástica.

 Lo que procede es que la justicia revise esta sentencia, dos veces pronunciada por el mismo juez, a la luz de los hechos reales.

 Que tome en cuenta, antes que todo, que se trató de un legítimo derecho a la defensa de su vida que tiene todo ciudadano. Que lo único cierto que hizo el doctor Gómez fue eludir el ataque fatal de un reconocido criminal y, a la vez, defenderlo del linchamiento, aunque sin éxito.

 No hay que dar más rodeos sobre este inconcebible fallo de la justicia. ¡Suelten ya a ese hombre!

COMENTARIOS 1

Comentó: carlanddl
De:
No es posible que el asesino robara para el juez, fuera amigo de el, o quizá su amante? Los familiares del medico o el mismo pueden y deben demandar al juez, y si es posible al sistema judicial.



09 mar 2018 05:45 a.m.
Reportar como inapropiado
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña

Descubre