Santo Domingo 28°C/31°C few clouds

Suscribete

Otro mártir del periodismo

En su más reciente reunión de medio año en Guatemala, la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) certificó a México como el lugar más peligroso para ejercer el periodismo de Las Américas.

Esta gran verdad acaba de revalidarse con el atentado a tiros que costó la vida al periodista Javier Valdez Cárdenas, director de la revista Riodoce y autor de un libro revelador de la expansión del “narcoperiodismo” en México.

Con esta muerte suman 123 los periodistas caídos en México en pleno ejercicio profesional desde el 2000, un saldo al que se le agregan más de 20 desaparecidos, más de 50 atentados directos contra medios de prensa y más de 250 periodistas desplazados de sus lugares de origen, para eludir amenazas o represalias.

Tan grave es la situación que, en términos comparativos, cada 22 horas es agredido un periodista o un medio de comunicación y que de más de 790 investigaciones de atropellos y crímenes contra los miembros de esta clase, solo hay tres condenados.

La peligrosidad para el ejercicio periodístico no se queda simplemente en la brutalidad de un asesinato, sino en las diferentes formas de hostilidad, de amenazas, presiones y coerciones que gravitan sobre reporteros y medios provenientes del Gobierno, de la policía y en buena medida de los carteles del narcotráfico.

A pesar de que México fue la cuna de la histórica Declaración de Chapultepec, que contiene los diez principios cardinales para la protección de la libertad de prensa en el hemisferio, ninguno de los presidentes que ha tenido ese país desde entonces ha honrado el compromiso que hicieron al estampar sus firmas en ese documento.

La impunidad y la falta de efectivas políticas para la protección de los periodistas que ejercen su oficio en medio de las más difíciles circunstancias han resultado, en gran medida, los caldos de cultivo para que la libertad de prensa se mantenga bajo arresto, a raya, pagando un alto precio en el martirologio de más de un centenar de reporteros que resistieron la censura o el silencio, la intimidación y el miedo, para no claudicar en su servicio a la sociedad.

Tags relacionados