Santo Domingo 24°C/27°C light rain

Suscribete

¿Ampliar la base del Itbis?

La premisa, por sí misma, no justifica en cambio que los gobiernos se sientan con las manos libres para imponer gravámenes a diestra y siniestra para satisfacer sus deseos de obtener más ingresos

Nadie pone en dudas que una nación solo puede avanzar en sus procesos de desarrollo si cuenta con una eficaz plataforma impositiva. Sin esa fuente, no habría recursos públicos para que los gobiernos emprendan obras o garanticen programas de asistencia social. En la medida en que esos recursos son bien aplicados y responden a las expectativas del crecimiento económico y del bienestar, el sujeto del impuesto hace menos resistencia a la obligatoriedad de su pago. La premisa, por sí misma, no justifica en cambio que los gobiernos se sientan con las manos libres para imponer gravámenes a diestra y siniestra para satisfacer sus deseos de obtener más ingresos, especialmente cuando estos y los que vienen de fuentes externas, decaen. Cuando esto ocurre, o cuando se exceden los niveles impositivos en un país que no tiene mucha capacidad de producir bienes y servicios, entonces viene la evasión y la inconformidad y, al final, el que resulta perjudicado es el proceso mismo de desarrollo. Ahora se informa que el ministerio de Hacienda tiene en su poder un estudio que recomienda ampliar la base del Impuesto a la Transferencia de Bienes Industrializados y Servicios, en el que se incluirían las boletas de los cines, espectáculos, teatros y otras actividades recreativas y algunos productos como las galletas, los cereales, embutidos, quesos y derivados lácteos. Como existe el compromiso contraído con el Fondo Monetario Internacional de elevar la presión tributaria que es, en estos momentos, comparativamente menor a la de una gran mayoría de los países de la región, la ampliación de la base del ITBIS parece constituir una alternativa apetecible para las autoridades. Habrá que ver, con el tiempo, si el pueblo está en la misma tesitura, o si los niveles de venta del comercio, que han caído considerablemente, soportarían semejante reforma a la fuente más directa y, hasta ahora, mejor cobrada, que tiene la administración tributaria nacional.

Tags relacionados