Listin Diario Logo
02 de diciembre 2021, actualizado a las 02:28 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Economía & Negocios viernes, 22 de octubre de 2021

En los últimos 40 años se han hecho al menos 15 reformas fiscales

  • En los últimos 40 años se han hecho al menos 15 reformas fiscales
Lilian Tejeda
Santo Domingo, RD

Cada cierto tiempo y cada vez con más frecuencia se repite la misma historia en República Dominicana. El Gobierno necesita dinero y recurre al bolsillo de la población para conseguirlo. La justificación casi siempre es la misma: aumentar las recaudaciones para cubrir déficits y pagar deudas.

Si bien es cierto que las reformas fiscales en algunos momentos son necesarias, al parecer ninguna de las que se ha hecho en el país ha estado lo suficientemente bien estructurada para combatir la evasión, estimular la formalización y enfrentar una serie de problemas tributarios que aun persisten.

En los últimos 40 años se han hecho por lo menos 15 procesos de modificaciones tributarias en República Dominicana. Las dos últimas fueron consecutivas, una en el 2011, durante la gestión de Leonel Fernández, y la otra en el 2012, en el primer período de Danilo Medina.

Desde el 2000 a la actualidad se han hecho alrededor de ocho modificaciones o promulgado nuevas leyes impositivas.

Desde entonces, en el país se ha hecho, en promedio, una reforma fiscal cada 17 meses, según se reseña en la investigación “Impacto de las Reformas Fiscales en la economía dominicana” (2014) realizada por Alejandra Marie Gil Méndez y Rocío Carolina Estévez Sánchez de la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña (UNPHU).

Las autoras señalan que todas reformas que se han hecho desde 1982 a la fecha han tenido como objetivo principal aumentar las recaudaciones para solucionar los déficits fiscales.

“Cada reforma realizada tiene por objetivo corregir el déficit presupuestario o aumentar el presupuesto para hacer frente a los compromisos del país, pero si las reformas fiscales resolvieran este problema no se presentaría la necesidad de realizarla con tanta frecuencia. Nuestro país se puede convertir en un país insostenible, cuando el pueblo no aguante más reformas y alzas de impuestos y entonces no tendremos más recursos a los cuales recurrir”, advierten las investigadoras.

Aumento de las recaudaciones

En sentido general el efecto positivo de esas reformulaciones tributarias ha sido el incremento de las recaudaciones y así lo evidencian las estadísticas oficiales. Del 2000 al 2020 los ingresos fiscales pasaron de RD$23,390.4 millones a RD$442,709.0 millones.

“Resulta indiscutible que con cada reforma, los ingresos tributarios han crecido significativamente, sin embargo, ese dinero no ha sido destinado a impulsar el desarrollo nacional”, señalan las autoras.

Las autoras plantean que si los Gobiernos manejaran bien esos ingresos y ajustaran sus gastos no fuera necesario aprobar tantos préstamos año tras año y mucho menos cargar a la población impuestos de forma tan recurrente.

“Consideramos que el comportamiento de los ingresos tributarios en nuestro país nos ofrece una gran oportunidad para, sin seguir cargando a la población con más impuestos, que las recaudaciones sean más eficientes, eliminando las exenciones innecesarias, ampliando la base de los contribuyente para que toda la población pague sus compromisos tributarios, para que dicho crecimiento mantenga el ritmo hasta ahora logrado y que el mismo se incremente por la eficiencia en la recaudación de los mismos y no por la aprobación de una nueva reforma tributaria”, señalan.

Gil y Estévez refieren que durante la última década los dominicanos han experimentado el mayor aumento del gasto público de la historia reciente, por lo que cuestionan si las reformas aprobadas eran necesarias.

Plantean que a la par con el incremento de los impuestos se debe legislar para que las modificaciones tributarias contengan disposiciones para reducir el excesivo gasto en el que incurren los funcionarios públicos y las instituciones estatales porque de lo contrario “seguiremos aplicando “reformas” cada vez que el gobierno necesite dinero”.

Es preocupante que en República Dominicana se continúe incrementando el gasto y generando déficit fiscales, ya que esto constituye una carga sobre los ciudadanos provocando una disminución en el ahorro e inversiones productivas que promuevan el crecimiento y la generación de empleos, afectando a las clases más desposeídas”, exponen.

A juicio de las investigadoras, todas las reformas que se han hecho no eran del todo necesarias porque solo han sido exitosas en cuanto a recaudación y no han contribuido a distribuir parte de esos ingresos en beneficio de la población debido a que una gran parte de los ingresos fiscales se destinan al pago de los intereses de la deuda externa

Indican que en el país se necesita una gran reforma que incluya cambios no sólo en los impuestos sino también en la disposición y organización de los gastos gubernamentales.

Propuestas

Gil y Estévez consideran que una disminución de las tasas de los impuestos y la ampliación de la base de los contribuyentes se traducirían en mayores ingresos para el Gobierno, crearía más empleos, mejoraría la calidad de vida de los dominicanos y dinamizaría la economía.

Plantean que una reducción de la tasa impositiva significa que los ciudadanos tendrían más poder adquisitivo para invertir en la educación de sus hijos, en un mejor vehículo, en ahorro o en la inversión de un pequeño negocio.

Otra opción sería, agregan, la reducción del gasto público buscando optimizar los gastos fiscales y lograr reducir las exoneraciones y las exenciones.

Explican que las reformas deben estar orientadas a revertir la informalidad en los negocios y fomentar la creación de nuevas empresas, las cuales generarían más empleos, aportarían más ingresos al fisco y contribuirían al mejoramiento de la calidad de vida de todos los dominicanos.

Rechazo

Cada vez que el Gobierno propone una reforma tributaria encuentra el rechazo de la sociedad, principalmente del sector empresarial y de los miembros de los partidos de oposición.

Ante las quejas que se producen las autoridades entran en negociaciones con los sectores afectados y casi siempre se han visto obligadas a cambiar sus propuestas iniciales, así lo evidencian los registros periodísticos.

El actual Gobierno, que preside Luis Abinader del Partido Revolucionario Moderno (PRM) y que tiene un año y dos meses de gestión, está diseñando una propuesta de reforma fiscal y también han encontrado el rechazo de la población.