Listin Diario Logo
11 de mayo 2021, actualizado a las 11:23 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Economía & Negocios martes, 04 de mayo de 2021

Comenzó en un local alquilado, creció y se volvió un exportador

  • Comenzó en un local alquilado, creció y se volvió un exportador
  • Comenzó en un local alquilado, creció y se volvió un exportador
Cándida Acosta
Santo Domingo, R.D.

Para ser un empresario de éxito hay que haber vivido muchos sacrificios, tensiones y esfuerzos, sobre todo, si se ha comenzado desde abajo, con un local de un piso, alquilado y con seis o siete empleados y, como anécdota, con una necesidad  de un crédito de RD$100,000 para poder “desaduanizar” mercancías de Aduanas, porque en la caja no había el dinero para sacarlas.

Esa experiencia es parte de la vivida por Don Ángelo Viro, al inicio de su negocio. Es un empresario exitoso que casi todos conocen en el país y es el dueño de Cerarte, una empresa familiar que surgió pequeña y hoy emplea a 300 personas de manera directa y exporta hacia el Caribe, Centroamérica y Estados Unidos.

Don Viro es un emprendedor que vino al país en 1977 a explorar negocios, se independizó en su momento y tiene en su historial la presidencia de varias organizaciones empresariales del país. 

Se quedó en el país
Nació en Catania, Sicilia, Italia, y se nacionalizó ciudadano dominicano. Llegó por tres meses a Santo Domingo a explorar negocios, a hacer un estudio para exportar desde la zona franca textil, sector que todavía no estaba muy desarrollado, ya que su trabajo en Milano, Italia, estaba en la industria de la moda.

Luego trabajó para la compañía Olivetti en el país y en otras empresas más hasta que se decidió y de trabajador asalariado pasó a emprender con un pequeño negocio en un local alquilado en la Avenida 27 de Febrero en la Capital dominicana al que puso el nombre de Cerarte y que ha crecido con una subdivisión de Cerartec y  de Ceteca.

Hoy, Cerarte es otra empresa. Sigue siendo un negocio familiar, que aumentó su nómina de siete a 300 empleados directos, con sucursales en Bávaro, Punta Cana, en la provincia de Santiago de los Caballeros y con varios edificios propios. 

No basta con tener solo una idea del negocio que se quiere hacer, hay que conocerlo, analizar los riesgos y, sobre todo, ser constante, tener costumbre de horarios y medir el tiempo, afirma el empresario.  “La persona que no mide el tiempo no logra hacer dinero”, asegura.

Liderazgo
Don Ángelo Viro ha encontrado también su apoyo en su familia. Se casó con una francomacorisana, la doctora Rosario Mañón Mena y procrearon dos hijos: Orazio y Rosángela, cada uno con su rol dentro de la empresa que tiene un consejo de directores que él preside.

Su ejemplo es el de una persona que ha logrado un gran liderazgo por su visión empresarial. Tiene 43 años en el país y 33 de haber creado Cerarte, S.A, una de las mayores  importadores de cerámicas., mármol, revestimientos de pisos y paredes, cocinas y aparatos sanitarios.

En sus oficinas tiene cuadros de múltiples reconocimientos dentro y fuera delpaís, una repisa llena de trofeos por su competencia en las olimpíadas y un gran reflejo de lo que es su empresa familiar con retratos de sus parientes y, especialmente, la vista en el frente de la Avenida 27 de Febrero desde un ventanal. donde se observa su primer local cuando era de un piso y que al comprarlo construyó otro piso arriba.

Ese local es el símbolo de lo que inicialmente fue el negocio y que según dice lo mantiene para que se vea que con constancia y esfuerzo un negocio pequeño se puede hacerse grande.

En ese entonces pagaba alquiler. Era otra época y los bancos prestaban por referencia personal, prácticamente por confianza. Don Viro hoy se ríe de su necesidad de entonces, cuando buscó los RD$100,000 prestados en un banco para pagar las tarifas aduanales por la mercancía importada.

Visión 
Cuando Don Viro llegó al país con 21 años era “sistemista contable”, que era una profesión con la que se estaba pasando toda la contabilidad manual con libros a la mecanizada. Sostuvo que en su familia nadie había emigrado, no existía esa tradición, pero era joven y se quedó porque le gustaba la gente, la sencillez y recuerda su llegada al país en un avión de Iberia a las 5 de la madrugada y su pasión por la contabilidad y por el comercio.

Nunca en  mi vida he hecho una cosa sabiendo que no da resultado, que no sea bueno. Y eso es un trabajo a largo plazo, porque eso da resultado en el tiempo”. 

Atleta y Empresario

Empresa
Don Viro es hoy es dueño de varios edificios, emplea a 300 personas y exporta al Caribe, a Centroamérica y a EE.UU.

Deportista
En 1972, Don Viro, actual presidente de la Cámara de Comercio Dominico Brasileña, ganó el título de Campeón en Italia, en la Marcha de Invierno de 15 kM.