Listin Diario Logo
03 de agosto 2020, actualizado a las 07:48 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Economía & Negocios lunes, 13 de julio de 2020

Philip Morris pide otras leyes a tabaco sin combustión tras visto bueno EE.UU.

Piden a la OMS y a las ONG antitabaco que dejen de ver a las tabaqueras como enemigas.

  • Philip Morris pide otras leyes a tabaco sin combustión tras visto bueno EE.UU.
EFE
Madrid

Philip Morris (PMI) ha reclamado a los reguladores leyes para el tabaco sin combustión diferentes de las que afectan a los cigarrillos después de que las autoridades sanitarias de EE.UU. hayan decidido permitir la venta de este producto con el eslogan de que es menos dañino que el tabaco tradicional.

Así lo ha defendido este lunes en un encuentro telemático con medios de comunicación a nivel internacional el consejero delegado de la firma, André Calantzopoulos, quien ha calificado de "histórica" la autorización dada la semana pasada por la FDA norteamericana, cuyos científicos revisaron las pruebas aportadas por la compañía durante más de tres años.

"Pedimos a la OMS y a las ONG antitabaco que dejen de ver a las tabaqueras como enemigas, eso no va a cambiar el comportamiento de los fumadores (...) Reclamamos una aproximación desde el punto de vista científico a este tema, dejando a un lado la parte emocional o las ideologías", ha insistido.

La FDA consideró probado que el dispositivo de Philip Morris de tabaco calentado (llamado Iqos) "reduce la producción de químicos perjudiciales respecto al cigarrillo tradicional", y el aerosol que genera también es menos tóxico.

Este dispositivo electrónico funciona calentando una especie de mini cigarrillo que se introduce en su interior sin llegar a quemarlo; el dispositivo ya estaba a la venta tanto en EE.UU. como en otros países -entre ellos España-, aunque por ahora no podía utilizar como eslogan publicitario que era menos dañino que el tabaco tradicional por no estar autorizado para ello.

Calantzopoulos ha incidido en que en muchas regiones del mundo afrontan dificultades legales para informar al fumador de la existencia de este producto y sus ventajas respecto al cigarrillo tradicional, y se ha mostrado confiado en que el visto bueno de la FDA suponga un cambio.