Listin Diario Logo
25 de enero 2020, actualizado a las 08:53 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Economía & Negocios miércoles, 02 de octubre de 2019

Transformación Digital

Las seis claves para aplicar la inteligencia artificial a tu empresa con éxito

  • Las seis claves para aplicar la inteligencia artificial a tu empresa con éxito
Santo Domingo, RD

El profesor de EAE Business School Ángel Barbero ha analizado los seis aspectos que toda empresa debe tener en cuenta, si quiere introducir la inteligencia artificial en su modelo de negocio con éxito. Algo que la mayoría de las empresas tendrán que hacer para seguir siendo competitivas.

Pero para Barbero, antes de iniciarse en este tipo de proyectos, es esencial entender “la obligación que supone una estrategia de IA de involucrar múltiples perfiles, trabajar de forma iterativa, ágil, y en aprendizaje continuo, con tecnologías rápidamente cambiantes, es el paradigma perfecto de lo que supone la innovación y el cambio que todas las empresas tienen que abrazar en los próximos años”.

Por eso Barbero ha recopilado las seis claves que deben tener en cuenta todas las empresas que quieran poner en marcha sistemas de IA:

1. Datos: los mejores siempre. “En cuanto se profundiza algo en la IA, uno se da cuenta de que los datos son críticos para el éxito de estos proyectos” señala Barbero. Según el experto los datos son clave para abordar estos proyectos “no sólo respecto a su calidad, sino también a su diversidad, su evolución temporal, los sesgos que habitualmente contienen, su origen, su sensibilidad, ya que todo ello puede ser el origen de los problemas más importantes, pero también la base de su potencial éxito” advierte.

2. Modelos de negocio: abre los ojos. Hay que asumir que aún no somos capaces de anticipar todo el potencial que ofrece la IA para el desarrollo de nuevos servicios y negocios relacionados con ella en las empresas. Esto implica que si quieres introducir la IA en tu empresa “¡hay que estar atentos! La propia evolución nos irá dando las claves, lo que nos obligará a estar constantemente observando y probando para cambiar, incluso nuestra propia esencia como empresa” señala.

3. Modelos de innovación: con sentido. Las empresas se han lanzado a la transformación digital desde hace algunos años, pues es el faro que lo alumbra todo ahora, pero, como alude Barbero, “en muchos casos cuesta abajo y sin frenos, y en otros sólo como maquillaje sobre estructuras aún del siglo XX. Si una empresa no tiene un buen modelo de cambio e innovación, tiene altas probabilidades de fracaso”.

4. Los modelos éticos: no pueden faltar nunca. La inteligencia artificial nace de los datos y de los algoritmos y “enseñanzas” que aportamos los humanos. El docente explica como eso implica que todos nuestros sesgos y modelos éticos se trasladan e incluso se magnifican una vez gestionados por una máquina. “Es urgente una reflexión conjunta sobre ello para definir una base sólida que evite desviaciones peligrosas, incluso mediante un código ético específico, y las empresas deben tener una sólida base ética antes de lanzar este tipo de proyectos” reclama Ángel Barbero.

5. La tecnología: evolución constante. Aunque es cierto que casi todas las tecnologías involucradas en este campo han avanzado enormemente en los últimos años, aún queda mucho por recorrer, y en algunos casos podemos considerarnos aún a los albores de tecnologías más evolucionadas. Lo mejor está aún por llegar y Barbero nos recuerda que tendremos que abordarlo y evolucionar con las tecnologías que surjan, si queremos que nuestros proyectos de IA en la empresa tengan éxito a medio y largo plazo.

6. La legislación: llega tarde pero para quedarse. “El reto ético debe tener su correspondencia en nuevos modelos legales que incorporen elementos que hasta ahora nunca habíamos tenido en cuenta, como la relación entre las IA y sus creadores/dueños/usuarios, nuevos modelos de evaluación, etc. ¡Anticípate a la ley e implanta un código ético en tu empresa en referencia a estos proyectos!”  concluye Barbero, quien termina señalando que “es de esperar, como en otras ocasiones, que los legisladores lleguen tarde a la cita”.