http://images2.listindiario.com/image/article/412/680x460/0/E6AA90E5-E900-43BD-8628-41CCEE803F23.jpeg
Imprimir sin imágenes
Listin Diario
23 Octubre 2014, Santo Domingo, República Dominicana, actualizado a las 2:10 AM
Puntos de vista 2 Enero 2013
Comentarios 4 - último digitado en 2 Ene a las 3:04 PM
Tamaño texto
FUERA DE CÁMARA

¡Desde que tú te fuiste...! no tenía destino

Compartir este artículo
César Medina
lobarnechea1@hotmail.com

No fue la frase de un poeta atormentado... Tampoco el “quejío jondo” –como dicen los andaluces– de un amor que ya se fue. Menos aún la añoranza de un pretérito marchito ni la nostalgia de un amigo que entregó...

Porque una de mis pocas virtudes es no volver sobre mis pasos. Así hayan sido pasos firmes y seguros.

“Con la esperanza de volver a verte” tampoco habría sido buen final de un artículo de naderías para salir del paso en estos días lejanos de Navidad...

Porque si nunca la he visto no cabe la espera de volver a verla...

Pero siempre es bueno levantar incógnitas sobre frases que surgen en el camino, en especial para gente que vive al acecho de alguna pifia que justifique sus bienquerencias, para no irnos siempre por el otro camino...

Pudo haber sido una despedida con ínfulas poéticas al año que al fin se fue... Con la “esperanza” de que el 13 –el número de la mala suerte– sea mejor que el otro... Que fue –¡ironías del destino!– el de la mala suerte para el otro. El que perdió. Por eso uno nunca sabe...

Y entonces lo repito, esta vez, con un destinatario a la vista: ¡Nada será igual... Desde que tú te fuiste...! Porque lo despedimos para siempre. Así como se oye: ¡Para siempre...! Gracias al Señor.

Nuevo año...
Los dominicanos somos gente con suerte, bendecida por Dios. Pocos países en el mundo tuvieron la dicha de no padecer ningún percance colectivo en este año que finalmente se despidió hace apenas unas horas.

La crisis económica golpeó con severidad a las grandes economías.

Las políticas de bienestar social por la que tanto se luchó en los años posteriores a la Segunda Guerra, han colapsado en los países de Europa.

El hambre se acentuó en los grandes conglomerados indigentes del Tercer Mundo, mayormente de África y de Asia, mientras se desaceleraron de forma dramática las economías emergentes de China y la India con repercusión en los países exportadores de insumos industriales –especialmente mineros y agropecuarios de América del Sur, de Brasil, de Chile, de Argentina– que en las últimas décadas acusaron un crecimiento notable.

Los países ricos en naturaleza se hicieron pobres en necesidades o calamidades. Los grandes productores de petróleo del Oriente Medio no salen de la crisis política y de gobernabilidad, y de poco les han valido sus incuantificables riquezas cuando no han sido capaces de superar sus debilidades humanas en procura de romper su gran desigualdad social.

Más cerca aún tenemos el ejemplo de Venezuela. De ser el país de mayor riqueza económica al descubrir en su territorio la mayor reserva petrolera del mundo, su capital, Caracas, ha devenido la ciudad más insegura del globo, con más de cien asesinatos por cada 100 mil habitantes, superando por mucho a los países centroamericanos que poseían ese récord negativo.

Y para más Inri se diagnostica ya al final del año una gravísima recidiva al cáncer prostático de su presidente Hugo Chávez, que tras ser operado por cuarta vez en 18 meses se mantiene en un hospital de La Habana en gravísimo estado faltando apenas diez días para el acto de jura de un nuevo mandato de seis años, para lo que obviamente no estará disponible, en cuyo caso por mandato constitucional debe llamarse a nuevas elecciones en los próximos 30 días.

¿...Y nosotros?
Nosotros estamos mal... Pero no tanto. Hemos tenido la suerte de que la peor crisis económica global en más de cien años está atravesando su peor momento, y ya tocó fondo.

En las últimas dos décadas, después de los aciagos primeros años de los noventa, la República Dominicana ha mantenido un crecimiento sostenido y los niveles macroeconómicos se han mantenido estables con excepción del 2003 tras la crisis financiera que hizo colapsar varios bancos del sistema.

Pocos países en América Latina pueden presentar las estadísticas de crecimiento nuestras, y para el 2013 que apenas se inician las perspectivas son buenas con crecimiento estimado en alrededor de un 4 por ciento, cuando la mayoría de las economías del mundo proyectan cifras en rojo para los próximos 12 meses.

No estamos bien, como no lo está ningún país en el mundo, pero no debemos quejarnos cuando a nuestro favor podríamos evaluar el enorme crecimiento experimentado en los últimos años en que hemos transformado esta sociedad.

Ahora podemos convertir nuestras debilidades en posibilidades futuras, con buenas perspectivas en la educación y una juventud que se prepara para acometer el futuro cargado de posibilidades.

¡No abramos espacio al pesimismo...! 

COMENTARIOS 4
Comentó: Elbobolavega
De: República Dominicana, Prolong. García Godoy No. 158
Dic 2007: No tendremos k firmar con el FMI. Enero 2008:Sacó el paciente d cuidados intensivos.27 d febrero:Falsos expertos pronostican disminución en las remesas. Abril:Estamos blindados. Junio: Lo peor de la crisis ya pasó. LF
2 Ene 2013 6:54 AM
Reportar como inapropiado
Comentó: SanMiguel
De: Sweden
Seguiremos adelante, nuestro país es bendito. Despues de la educación sólo faltaría que la justicia se aplique, y se renueve a tantos fiscales corruptos.
2 Ene 2013 8:20 AM
Reportar como inapropiado
Comentó: Nimbuskant
De: República Dominicana
jamas al pesimismo. Brillante y esperanzador.
2 Ene 2013 8:30 AM
Reportar como inapropiado
Comentó: mannymen59
De: Estados Unidos
De lo que sí se está seguro, Señor Embajador Itinerante, es de su propio crecimiento económico personal, el cual, por supuesto, tiene que defender , y defiende, contra viento y marea. Disfrútelo hasta que le sea permitido por sus adláteres políticos!
2 Ene 2013 3:04 PM
Reportar como inapropiado
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario Contraseña