Santo Domingo 29°C/32°C scattered clouds

Suscribete

intervención haití

En Haití muchos celebran la llegada de las fuerzas armadas, mientras que otros se preocupan

Los residentes huyen de sus hogares para escapar de los enfrentamientos entre bandas armadas en el distrito Carrefour-Feuilles de Puerto Príncipe, Haití.

Los residentes huyen de sus hogares para escapar de los enfrentamientos entre bandas armadas en el distrito Carrefour-Feuilles de Puerto Príncipe, Haití.AP/ Odelyn Joseph

Los extranjeros armados son recibidos con hostilidad en la mayoría de los países del mundo.

Pero la salida de soldados y policías armados de Haití en 2017, después de casi dos décadas en las calles, ayudó a los criminales a tomar el control de gran parte del país. Las pandillas han cometido tantos robos, violaciones y secuestros que los haitianos acogieron con agrado la noticia de que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas había aprobado el despliegue de una fuerza armada internacional en Haití.

La noticia de la votación, que autorizó el despliegue durante un año de una fuerza liderada por Kenia para ayudar a sofocar a las pandillas violentas, dominó las conversaciones y los programas de radio y televisión.

"Es como si Dios hubiera escuchado las oraciones de Haití y estuviera enviando ayuda", dijo Wensley Johnson, de 40 años.

Johnson tuvo que huir de su casa este año después de que las pandillas saquearan la comunidad donde vivía, una comunidad construida por personas que sobrevivieron al devastador terremoto de Haití de 2010. Preocupado por la interminable violencia de las pandillas, Johnson envió a su hijo y a su hijastra a vivir con su madre en el campo, pero el trabajador de la construcción lucha por cuidarlos.

Mientras tanto, la construcción se ha detenido en varios sitios porque las pandillas han tomado el control de esas áreas y Johnson no ha podido encontrar trabajo.

"La estabilidad sería clave para que todos puedan volver a sus actividades normales", dijo, añadiendo que se siente aliviado de que se despliegue una fuerza armada extranjera.

"Nuestras fuerzas no tienen el personal necesario para luchar contra las pandillas con las armas que tienen", dijo.

La Policía Nacional de Haití ha lanzado varias operaciones contra las pandillas, pero el departamento no tiene suficientes recursos ni personal, con sólo unos 10.000 agentes activos para un país de más de 11 millones de habitantes.

La misión encabezada por Kenia sería la primera vez en casi 20 años que se desplegaría una fuerza en Haití. Una misión de la ONU de 2004 finalizó en 2017.

La próxima misión estaría encabezada por Kenia, y Jamaica, las Bahamas y Antigua y Barbuda también prometerían personal. La misión fuera de la ONU sería revisada después de nueve meses y sería financiada con contribuciones voluntarias, y Estados Unidos prometería hasta 200 millones de dólares. El ministro de Asuntos Exteriores de Kenia ha dicho que la fuerza podría desplegarse a principios de enero.

“Deberían estar aquí antes de enero”, dijo Peter John, un carpintero de 49 años que escuchó la noticia en una pequeña radio en blanco y negro colocada en su taller, donde fabrica camas, mesas y armarios.

Le preocupa que la violencia de las pandillas siga aumentando.

"Una mañana escuchas acerca de tipos que se apoderan de una zona, matan y violan a niños, dejando a todos sin hogar, y eso da miedo", dijo. "Una fuerza que ingrese al país podría contraatacar".

Mientras tanto, dijo, los haitianos se encargarán de las pandillas de la única manera que saben: mediante un levantamiento violento conocido como “bwa kale”, que ha matado a unas 350 personas desde que comenzó en abril.

“La población pondrá fin a sus vidas. Tienen gente que sufre demasiado”, dijo sobre las pandillas.

Según estadísticas de la ONU, más de 2.400 personas han sido asesinadas desde enero hasta mediados de agosto de este año, más de 950 han sido secuestradas y otras 902 han resultado heridas. En particular, ha aumentado la violencia contra las mujeres y los niños.

Entre los secuestrados y torturados se encuentran amigos de Jannette Boucher, dueña de una tienda de 37 años que vende ropa para mujeres y niños. Ella misma escapó de un ataque de pandillas a principios de este año mientras conducía sola. Las pandillas dispararon contra su auto, rompieron una ventana mientras ella presionaba el acelerador y huía.

"Oh, estoy emocionada", dijo sobre el próximo despliegue. "Es hora de que Haití reciba un apoyo real".

Más de 200.000 haitianos han perdido sus hogares a manos de pandillas que incendian comunidades y violan y matan a residentes en un intento por arrebatar territorio a pandillas rivales.

Las anteriores intervenciones extranjeras en Haití han dejado a muchos cautelosos y enojados.

Una misión de estabilización de la ONU lanzada en 2004 se vio empañada por un escándalo de abuso sexual y la introducción del cólera, que mató a casi 10.000 personas.

“Dejan malos recuerdos en Haití”, dijo Jean-Pierre Elie, un profesor privado de 60 años, sobre intervenciones anteriores.

Dijo que apoya la próxima fuerza porque “es insoportable vivir en Haití”, pero le preocupa que el pasado se repita.

"A veces los soldados están fuera de control", afirmó. “Es como si no tuvieran a nadie a quien rendir cuentas. Hacen lo que quieren”.

Johan Lefebvre Chevallier, director en Haití de la organización sin fines de lucro Mercy Corps, dijo que espera que las fuerzas armadas extranjeras respeten los derechos humanos y restablezcan cierta estabilidad.

“El peor resultado sería que esta nueva intervención aumentara aún más la violencia y supusiera una carga para quienes enfrentan la peor parte de esta crisis humanitaria y de seguridad”, dijo.

Los críticos de la nueva misión también han advertido sobre abusos cometidos en el pasado por la fuerza policial de Kenia, pero los partidarios dicen que la resolución que autoriza la fuerza contiene un lenguaje fuerte para evitar abusos y exige una gestión correcta de las aguas residuales.

El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó la resolución casi un año después de que el Primer Ministro haitiano, Ariel Henry, y 18 altos funcionarios del gobierno solicitaran el despliegue inmediato de una fuerza armada extranjera para luchar contra las pandillas que abruman al país.