Santo Domingo 22°C/22°C clear sky

Suscribete

eeuu

EE.UU. insiste tras la decisión de la CIJ que es "infundado" acusar a Israel de genocidio

Tras el ataque de Hamás del 7 de octubre, en el que murieron 1.200 personas, el Ejército israelí inició una ofensiva militar en Gaza que suma casi 26.000 palestinos muertos y una crisis humanitaria sin precedentes.

Soldados israelíes dominan la Franja de Gaza

Soldados israelíes dominan la Franja de Gaza desde un tanque, visto desde el sur de Israel, el viernes 19 de enero de 2024.Maya Alleruzzo

Estados Unidos insistió este viernes en que es "infundado" acusar a Israel de genocidio en Gaza, después de que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) ordenara al Estado israelí que tome medidas "inmediatas" para evitar el exterminio de los palestinos en la Franja.

"Seguimos creyendo que las acusaciones de genocidio son infundadas y queremos subrayar que la Corte no llegó a ninguna conclusión sobre genocidio ni pidió en su fallo ningún alto el fuego", dijo un portavoz del Departamento de Estado a la prensa.

La misma fuente señaló que Estados Unidos siempre ha dejado "claro" que, como dijo la CIJ, Israel debe "tomar todas las medidas posibles para minimizar el daño a los civiles y aumentar el flujo de asistencia humanitaria".

Apuntó también que la decisión de la Corte es "coherente" con la postura de Estados Unidos de que Israel "tiene el derecho" a tomar medidas para que los ataques de Hamás del 7 de octubre "no se repitan" y pide la "liberación inmediata e incondicional" de todos los rehenes.

El portavoz de la diplomacia estadounidense aseguró que su país "reconoce que la Corte Internacional de Justicia desempeña un papel vital en la solución pacífica de disputas".

"Seguiremos monitoreando este procedimiento a medida que avance", afirmó.

La CIJ, con sede en La Haya, emitió este viernes medidas cautelares contra Israel para pedirle pasos "inmediatos y efectivos" que impidan la comisión de un genocidio en Gaza y que castigue cualquier incitación al exterminio, en respuesta a la acusación de Sudáfrica.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, aseguró que la acusación de genocidio contra Israel "no solo es falsa, es indignante", y celebró que el tribunal no ordenara un alto el fuego.

Hamás celebró la decisión de la CIJ y la consideró "un avance importante que contribuye a aislar a la ocupación (israelí) y a exponer sus crímenes en Gaza".

Tras el ataque de Hamás del 7 de octubre, en el que murieron 1.200 personas, el Ejército israelí inició una ofensiva militar en Gaza que suma casi 26.000 palestinos muertos y una crisis humanitaria sin precedentes.

Estados Unidos apoya la guerra de Israel contra Hamás y ha vetado las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU que han pedido un alto el fuego, al tiempo que ha solicitado al Gobierno israelí que minimice las bajas civiles.