Santo Domingo 24°C/29°C few clouds

Suscribete

Clavados en una cruz, filipinos rezan para que termine la guerra de Ucrania

Ocho filipinos fueron clavados en cruces para recrear el sufrimiento de Jesucristo en una sangrienta tradición del Viernes Santo con una oración para que termine la invasión rusa de Ucrania

Ocho filipinos fueron clavados en cruces para recrear el sufrimiento de Jesucristo en una sangrienta tradición del Viernes Santo, incluido un carpintero, que fue crucificado por 34ª vez con una oración para que termine la invasión rusa de Ucrania porque ha hecho que los pobres como él estén más desesperados.

Las crucifixiones de la vida real en el pueblo agrícola de San Pedro Cutud en la provincia de Pampanga al norte de Manila se reanudaron después de una pausa de tres años debido a la pandemia de coronavirus. Alrededor de una docena de aldeanos se registraron, pero solo ocho personas se presentaron, incluido el carpintero y pintor de letreros Rubén Enaje, de 62 años, quien gritó mientras lo clavaban a una cruz de madera mientras una gran multitud observaba bajo el calor abrasador del verano.

En una conferencia de prensa poco después de su crucifixión, Enaje dijo que oraba por la erradicación del virus COVID-19 y el fin de la invasión rusa de Ucrania, que ha contribuido a que los precios de la gasolina y los alimentos se disparen en todo el mundo.

“Son solo estos dos países involucrados en esa guerra, Rusia y Ucrania, pero todos nosotros estamos siendo afectados por los precios más altos del petróleo, incluso si no estamos involucrados en esa guerra”, dijo Enaje

Antes de las crucifixiones, Enaje le dijo a The Associated Press que los fuertes aumentos en los precios del petróleo y los alimentos después de que Rusia invadió Ucrania le dificultaron estirar sus escasos ingresos de la carpintería y la fabricación de letreros.

Miles de personas, incluidos turistas extranjeros, acudieron a ver el espectáculo religioso anual en San Pedro Cutud y otros dos pueblos rurales cercanos.

Kitty Ennett, una veterinaria de Irlanda, dijo que las crucifixiones fueron “una experiencia muy religiosa” y que valió la pena el largo viaje desde su hogar en el Reino Unido.

“Cuando estaba viendo al joven siendo azotado y subiendo a la cruz, es muy conmovedor ver cuánto se sacrifican por su fe”, dijo Ennett a The AP. “Realmente se pusieron en los zapatos de Jesús”.

Enaje sobrevivió casi ileso cuando se cayó de un edificio de tres pisos en 1985, lo que lo llevó a pasar por la prueba como acción de gracias por lo que consideró un milagro. Extendió el ritual después de que sus seres queridos se recuperaron de enfermedades graves, uno tras otro, convirtiéndolo en una celebridad del pueblo como el "Cristo" en la recreación cuaresmal del Vía Crucis.

Antes de su crucifixión en una colina polvorienta, Enaje y los demás devotos, con coronas de ramitas espinosas, cargaron pesadas cruces de madera en sus espaldas durante más de un kilómetro (más de media milla) en el calor brutal. Los actores de la aldea vestidos como centuriones romanos luego clavaron clavos de acero inoxidable de 4 pulgadas (10 centímetros) en las palmas de las manos y los pies, y luego lo colocaron en una cruz bajo el sol durante unos 10 minutos.

Otros penitentes caminaban descalzos por las calles de los pueblos y golpeaban sus espaldas desnudas con palos de bambú afilados y trozos de madera. Algunos participantes en el pasado abrieron cortes en la espalda de los penitentes usando vidrios rotos para asegurarse de que el ritual fuera lo suficientemente sangriento.

El espantoso espectáculo refleja el tipo único de catolicismo de Filipinas, que fusiona las tradiciones de la iglesia con las supersticiones populares.

Muchos de los penitentes, en su mayoría empobrecidos, se someten al ritual para expiar sus pecados, orar por los enfermos o por una vida mejor y dar gracias por los milagros.

Los líderes de la iglesia en Filipinas han desaprobado las crucifixiones y autoflagelaciones, diciendo que los filipinos pueden mostrar su fe y devoción religiosa sin lastimarse y haciendo obras de caridad, como donar sangre.

Robert Reyes, un destacado sacerdote católico y activista de derechos humanos en el país, dijo que los ritos sangrientos reflejan el fracaso de la iglesia para educar completamente a muchos filipinos sobre los principios cristianos, dejándolos solos para explorar formas personales de buscar ayuda divina para todo tipo de enfermedades. .

El catolicismo popular se ha arraigado profundamente en la cultura religiosa local, dijo Reyes, citando una caótica procesión anual de una estatua negra de Jesucristo llamada el Nazareno Negro, que según las autoridades atrae a más de un millón de devotos cada enero en uno de los festivales religiosos más grandes de Asia. . Muchos traen toallas para limpiar la estatua de madera, creyendo que tiene poderes para curar dolencias y garantizar una buena salud y una vida mejor.

“La pregunta es, ¿dónde estábamos las personas de la iglesia cuando comenzaron a hacer esto?” Reyes preguntó, diciendo que el clero debería sumergirse más en las comunidades y hablar con los aldeanos. “Si los juzgamos, los alienaremos”.

Mientras tanto, la tradición de crucifixión de décadas ha puesto al empobrecido San Pedro Cutud, uno de los más de 500 pueblos en la provincia arrocera de Pampanga, en el mapa. Los organizadores dijeron que más de 15.000 turistas y devotos extranjeros y filipinos se reunieron para las clavadas cruzadas en Cutud y otras dos aldeas cercanas. Había un ambiente festivo mientras los aldeanos vendían agua embotellada, sombreros, comida y artículos religiosos, y la policía y los alguaciles mantenían el orden.

“Les gusta esto porque realmente no hay nada como esto en la tierra”, dijo Johnson Gareth, un organizador de viajes británico, quien trajo a 15 turistas de ocho países, incluidos Estados Unidos, Canadá y Alemania, para presenciar las crucifixiones.

“Es menos espantoso de lo que la gente piensa”, dijo Gareth a The AP. “Piensan que va a ser muy macabro o muy repugnante, pero no lo es. Está hecho de una manera muy respetuosa”.