Santo Domingo 26°C/29°C scattered clouds

Suscribete

Ucrania cuenta ya con carros de combate alemanes, británicos y de EEUU

Carros de combate entregados Challenger, Stryker, Cougar y Mauder entregados a Ucrania

Carros de combate entregados Challenger, Stryker, Cougar y Mauder entregados a Ucrania

El canciller alemán, Olaf Scholz, ha informado este lunes de la entrega de 18 carros de combate Leopard 2A6 a las Fuerzas Armadas ucranianas, una "contribución significativa" a la lucha contra la invasión rusa. También están ya en Ucrania los tanques Challenger británicos y Stryker y Cougar de Estados Unidos.

"Los 18 Leopard 2A6 han llegado desde Alemania a Ucrania para servir al país en su defensa contra el ataque ruso", ha explicado Scholz durante un acto con su homólogo holandés, Mark Rutte. "Hemos cumplido con lo que anunciamos", ha remachado, según recoge la televisión pública alemana ARD.

El Ministerio de Defensa alemán ha explicado que estos 18 tanques están acompañados de munición, varios paquetes de repuestos y dos vehículos blindados Buffalo junto al personal formado en Alemania para su manejo.

Defensa ha destacado que con estos carros de combate, sumados a los 40 vehículos de combate de infantería Marder que ya están en Ucrania, "Alemania cumple su promesa de equipar y entrenar unidades acorazadas para Ucrania".

Mientras, el ministro de Defensa ucraniano, Oleksii Reznikov, ha presentado los primeros carros de combate Challenger británicos que "refuerzan el puño blindado" del Ejército.

El Ministerio de Defensa ucraniano ha publicado una imagen de los nuevos vehículos de guerra junto al texto de Reznikov. "Hoy he tenido el honor (...) de probar las nuevas adquisiciones de nuestras unidades acorazadas: Challenger de Reino Unido, Stryker y Cougar de Estados Unidos y Marder de Alemania", ha relatado.

Estas entregas tienen un especial simbolismo para Kiev y Berlín tras meses de peticiones ucranianas dirigidas al Gobierno alemán. En enero finalmente Scholz cedió a la presión y anunció el envío de Leopard 2 tras lograr un acuerdo con Washington por el que Estados Unidos también enviaría tanques Abrams.

Ucrania cree que estos vehículos suponen una mejora cualitativa de unas fuerzas basadas fundamentalmente en material de la era soviética.