Santo Domingo 29°C/31°C scattered clouds

Suscribete

Niño de 6 años gastó $1,000 en delivery de comidas en el celular de su papá

Un hombre de Michigan dice que se quedó con un billete de $1,000 después de que su hijo de 6 años ordenara una virtual mezcla heterogénea de comida de varios restaurantes el fin de semana pasado, lo que provocó una serie de entregas inesperadas, y tal vez un papel protagónico en una campaña publicitaria.

Keith Stonehouse dijo que la comida se amontonó rápidamente en su casa del área de Detroit el sábado por la noche después de que dejó que su hijo, Mason, usara su teléfono celular para jugar antes de acostarse. Dijo que, en cambio, el joven usó la cuenta de Grubhub de su padre para pedir comida de un restaurante tras otro.

La madre del niño, Kristin Stonehouse, le dijo a The Associated Press el jueves que Grubhub se acercó a la familia y les ofreció una tarjeta de regalo de $1,000. La compañía también está considerando utilizar a la familia en una campaña promocional en línea, dijo. Los funcionarios de Grubhub no respondieron de inmediato a un mensaje de AP en busca de comentarios.

Keith Stonehouse dijo que estaba solo con su hijo mientras su esposa estaba en el cine cuando Mason ordenó sándwiches de camarones gigantes, ensaladas, shawarma y pita de pollo, papas fritas con chile y queso y otros alimentos que un conductor de Grubhub tras otro entregó a su hogar en Chesterfield Township.

“Esto fue como algo sacado de una parodia de 'Saturday Night Live'”, dijo Keith Stonehouse a MLive.com .

Agregó: “Realmente no lo encuentro divertido todavía, pero puedo reírme un poco con la gente. Es mucho dinero y salió de la nada”.

Keith Stonehouse dijo que su hijo pidió comida de tantos lugares diferentes que Chase Bank le envió una alerta de fraude rechazando un pedido de $439 de Happy's Pizza. Pero la orden de Mason de $183 de camarones jumbo del mismo restaurante pasó y llegó a la casa de la familia.

Stonehouse dijo que le tomó la llegada de algunos pedidos de comida para darse cuenta de lo que estaba pasando. En ese momento, no había nada que pudiera hacer para evitar que llegaran las órdenes.

Kristin Stonehouse le dijo a AP que Mason es extremadamente inteligente y ha estado leyendo desde que tenía dos años y medio.

"Él es muy inteligente", dijo. “Él no es el niño promedio de 6 años”.

Ella dijo que su esposo acababa de usar la aplicación Grubhub en su teléfono para ordenar la cena antes de que ella se fuera y probablemente dejó la aplicación abierta. Ella dijo que su hijo tomó el teléfono, se escondió en el sótano y procedió a ordenar su banquete.

Además, ella dijo que ella y su esposo hablaron con Mason el domingo por la mañana y le dijeron que lo que hizo fue similar a robar.

“No creo que entendiera ese concepto al principio”, dijo.

Para recalcar el punto, ella y su esposo abrieron la alcancía de Mason y se embolsaron los $115 que había recibido por su cumpleaños en noviembre, diciéndole que el dinero se usaría para reponer sus cuentas. Eso no pareció desconcertar al chico.

“Luego encontró un centavo en el suelo y dijo que podía empezar de nuevo”, dijo.

Keith Stonehouse dijo que la mayor parte de la comida fue a parar a los refrigeradores de la familia. Dijo que también invitó a algunos vecinos a comer un poco.

Dijo que ha oído hablar de cosas como esta que les sucedieron a otros padres, pero no al nivel que experimentó el fin de semana pasado. Recomienda asegurarse de que las aplicaciones importantes no estén disponibles para que los niños hagan clic cuando estén usando el teléfono de sus padres. Dijo que está cambiando su contraseña.

“Sabía que esto podía pasar, pero simplemente no crees que tu hijo vaya a hacer algo como esto. Definitivamente es lo suficientemente inteligente, simplemente no lo esperaba”, dijo Keith Stonehouse.