Santo Domingo 31°C/33°C scattered clouds

Suscribete

Tradiciones y restricciones a tener en cuenta por los hinchas en Catar

A la sombra de sus rascacielos y sus centros comerciales de lujo, Catar, el país que acoge el Mundial de fútbol desde el 20 noviembre al 18 diciembre, es conocido por ser un país musulmán conservador con fuertes tradiciones.

Por esta razón, las dudas y la desinformación confunden a los aficionados, entre las que se incluyen: ¿Se puede beber alcohol? ¿Las parejas homosexuales tienen prohibida la entrada? ¿Deberán las mujeres cubrirse la cabeza? Sin embargo, durante el Mundial gozarán de excepciones a la legislación catarí.

Con relación a esas prerrogativas, el anfitrión del torneo de la FIFA ha habilitado puntos especiales para la venta de alcohol y espacios para recuperarse de la embriaguez disponibles para los aficionados, así como permitirá la exhibición de banderas LGTBI, a pesar de que la homosexualidad está penada por la ley catarí.

A continuación, algunos elementos a tener en cuenta por los hinchas extranjeros que se dispongan a descubrir el emirato con motivo del Mundial:

Habrá alcohol, pero no en todos los lugares

Catar permite la venta y la ingesta de estas bebidas a personas mayores de 21 años en hoteles, restaurantes y bares con licencia, pero nunca en la calle u otros lugares públicos.

Durante la celebración del Mundial, se habilitarán "áreas adicionales" en las que "habrá bebidas alcohólicas disponibles", explican a EFE fuentes de la Embajada de Catar en España.

Estos puntos estarán dispuestos en las inmediaciones de los estadios, donde se venderá alcohol únicamente durante las tres horas previas al arranque de los partidos y la hora posterior a la finalización de los mismos.

Además, una peculiaridad de este Mundial es que las autoridades cataríes establecerán áreas de recuperación para aquellos aficionados que se encuentren en estado de embriaguez, según explicó en una entrevista en Sky News Nasser Al-Khater, director ejecutivo de Qatar 2022.

En todo caso, al margen de estas exenciones, la legislación catarí establece que "es un delito beber alcohol o estar ebrio en público".

De hecho, beber en un lugar no habilitado para ello puede suponer una pena de prisión de hasta seis meses o una multa de hasta 3.000 riales cataríes, alrededor de 800 euros, según informa el Ministerio de Exteriores británico en su web.

Asimismo, fumar está prohibido en todos los espacios públicos, incluidos museos, clubes deportivos, centros comerciales y restaurantes.

Saludos y gestos de afecto

Con una población compuesta en un 90% por expatriados, el uso del inglés está muy extendido y es dominante en Catar, aunque la lengua oficial es el árabe. Hablar árabe no es indispensable, pero conocer algunas palabras en ese idioma es especialmente valorado por los cataríes.

En los lugares públicos conviene levantarse para saludar a los demás, sobre todo si se trata de personas de edad avanzada.

En los saludos, es esperable que las mujeres cataríes, generalmente vestidas con un largo vestido negro y un pequeño velo, tiendan su mano. Algunas prefieren llevarse una mano a su corazón a modo de saludo.

Retirar los zapatos

Como los habitantes de otros países del Golfo, los cataríes son muy hospitalarios y se preocupan por transmitir una imagen de respeto y amabilidad.

Ser invitado a un hogar catarí implica quitarse el calzado en la entrada, pero hay que tener en cuenta también que hay que evitar dirigir la planta de los pies hacia los anfitriones.

Los cataríes comen a veces sentados en el suelo, con las manos, de un gran plato a la manera de los beduinos del desierto, aunque vivan en una ciudad moderna y adaptada completamente a las nuevas tecnologías.

Es importante aceptar todo lo que el anfitrión ofrezca, ya que rechazar un regalo puede ser percibido como ofensivo.

Las mujeres no están obligadas a llevar el hiyab

La FIFA señala en su guía para el Mundial que los turistas "pueden llevar en general ropa de su elección", por lo que las mujeres no cataríes no están obligadas a llevar el hiyab, un velo tradicional para cubrir la cabeza.

Asimismo, los bañadores están permitidos en las playas privadas de los hoteles y piscinas.

Por otra parte, la organización precisa que los visitantes, tanto mujeres como hombres, deben cubrir sus hombros y rodillas cuando acudan a lugares públicos como museos y otros edificios gubernamentales.

Además, el Ministerio de Exteriores de Francia recomienda a sus ciudadanos "evitar la ropa corta y escotada, tanto para mujeres como para hombres".

Por último, la ley prohíbe a toda persona que tome una fotografía de una persona, publicar, mostrar o distribuir la imagen original o cualquier copia de la misma sin el permiso del sujeto de dicha imagen.

El ritual del café

El café árabe, cuya receta se compone de granos de café claros tostados y luego hervidos con cardamomo y azafrán, es servido en pequeñas tazas llamadas "finjans", con la ayuda de una cafetera llamada "dallah".

Este ritual, que generalmente se acompaña de una degustación de dátiles, es muy importante en los países del Golfo.

Es un símbolo de las tradiciones de la región y la "dallah" es a veces utilizada como monumento en las plazas públicas.

En una casa, el anfitrión prueba primero el café para asegurarse de que es lo suficientemente bueno para sus invitados. Estos últimos deben siempre beberlo con la mano derecha.

Si se devuelve la taza a la persona que sirve el café, eso significa que se está pidiendo tomar más, mientras que sacudir la taza significa que ya no se desea más cantidad.