Listin Diario Logo
02 de diciembre 2022, actualizado a las 11:29 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Las Mundiales martes, 27 de septiembre de 2022

Victoria de Meloni inicia nueva etapa

Cifras. Por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial una formación neofascista va a gobernar Italia gracias a que se presentó con una coalición.

  • Victoria de Meloni  inicia nueva etapa

    La líder del partido de extrema derecha Hermanos de Italia, Giorgia Meloni, muestra un cartel que dice en italiano “Gracias, Italia” en Roma, la madrugada de ayer. ap

EFE
Roma, Italia

El triunfo de Giorgia Meloni, la nueva reina de la ultraderecha europa, abre una etapa sin precedentes en la historia política de italiana en las últimas décadas y ya se ha cobrado su primera víctima, el líder progresista Enrico Letta, que abandonará la dirección del Partido Demócrata (PD) en el próximo congreso de la formación.

La abrumadora victoria de Meloni -la primera mujer en convertirse en primera ministra en Italia cuando dentro de algunas semanas reciba el encargo del jefe del Estado- junto a la coalición que forma con el soberanista Matteo Salvini y el consevador Silvio Berlusconi dará lugar a un Gobierno de derechas “como nunca antes” ha tenido el país, en palabras de Letta.

La alianza formada por Hermanos de Italia (FdI), Liga y Forza Italia (FI), que obtuvo el 44,1 % de los votos, tendrá mayoría absoluta la Cámara de Diputados y el Senado, quedándose no muy lejos de la mayoría de tres cuartos que le habría permitido cambiar la Constitución sin consenso político ni la ratificación de los ciudadanos.

Y en ella el liderazgo de Meloni, de 45 años, es indiscutible: FdI, su partido, ha sido el más votado del país (26%); muy por delante de sus compañeros Salvini (8,8%) y Berlusconi (8,2%), dos pesos pesados en diversas época de la política italiana que tendrán que conformarse con ser meros comparsas de la política que mejor ha representado la opción de cambio en estas elecciones.

“Ahora trabajaremos juntos”, dijo un Salvini que, acostumbrado a ser una estrella mediática, no pudo reprimir lanzarle un dardo a su aliada, al considerar que los italianos habían premiado “la oposición” de FdI, la única formación que no se integró en el Gobierno de unidad nacional de Mario Draghi.

El líder de la Liga y Berlusconi, que fueron esenciales para la caída de Draghi, tendrán que convivir juntos una larga legislatura y muchos se preguntan hoy si eso será posible, dados los egos y las distancias que les separan, aunque Salvini aseguró: “Nos mantendremos durante 5 años, sin cambios, y centrándose en lo que hay que hacer”.

El que podría ser el próximo ministro del Interior, como él mismo ha manifestado, admitió que los resultados de la Liga habían sido “insatisfactorios”, pero descartó su dimisión, a pesar del tremendo varapalo que le deja por debajo del 9%, frente al 17,3 % de las últimas elecciones políticas y del 34% de las últimas europeas . Meloni ha ganado a Salvini incluso en Lombardía, el bastión histórico de la Liga, duplicando los votos de su aliado.