Listin Diario Logo
26 de enero 2022, actualizado a las 10:12 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Las Mundiales lunes, 01 de noviembre de 2021

México celebra el Día de Muertos tras el cierre de una pandemia

  • México celebra el Día de Muertos tras el cierre de una pandemia

    Una mujer maquillada como una "Catrina" y con un protector facial posó para una foto durante las festividades del Día de Muertos en la Ciudad de México, el domingo 31 de octubre de 2021. En un desfile se exhibieron altares y obras de arte de todo el país. como los mexicanos honran el Día de Muertos. (Foto AP / Fernando Llano)

     

MARCO UGARTE y LISSETTE ROMERO | AP News
Ciudad de México, México

México regresó el domingo a las conmemoraciones masivas del Día de Muertos, luego de que el año pasado se prohibieran las visitas tradicionales a los cementerios debido a la pandemia del coronavirus.

Pero la pausa de un año mostró cómo la tradición misma se niega a morir: la mayoría de las familias todavía celebran con altares en casa a sus seres queridos fallecidos, y algunas se coló en los cementerios de todos modos.

Gerardo Tapia Guadarrama se unió el domingo a muchos otros en el cementerio cuando visitó la tumba de su padre Juan Ignacio Tapia, quien murió en mayo de 2020 de una trombosis.

A pesar de que los cementerios en México fueron cerrados a los visitantes el año pasado para evitar la propagación del virus, la tradición es tan fuerte que su hijo todavía se coló en el cementerio en el suburbio de Valle de Chalco, al este de la Ciudad de México, para visitarlo.

“El año pasado estaba prohibido, pero encontramos una manera”, dijo tapiamente Tapia Guadarrama. Gran parte del cementerio tiene paredes bajas que se pueden saltar.

“Vivir es recordar”, dijo. "Lo que más quieren (los muertos) es una visita de sus seres queridos en la vida".

La festividad comienza el 31 de octubre, recordando a los que murieron en accidentes; continúa el 1 de noviembre para marcar a los que murieron en la infancia, y luego a los que murieron como adultos el 2 de noviembre.

Las celebraciones incluyen familias enteras limpiando y decorando tumbas, que están cubiertas con caléndulas anaranjadas. Tanto en los cementerios como en los altares de las casas, los familiares encienden velas y ofrecen las comidas y bebidas favoritas de sus familiares fallecidos.

Había un altar especial en el centro de la Ciudad de México dedicado a los que murieron de COVID-19. A los familiares se les permitió ingresar a una plaza vallada y se les ofreció equipo para imprimir fotos de sus seres queridos, que luego podrían pegar, junto con mensajes escritos a mano, en una pared negra.

Fue un recuerdo tranquilo y solemne en un país donde las muertes por coronavirus afectaron a casi todas las familias extendidas.

México tiene más de 288,000 muertes confirmadas por pruebas, pero las probables muertes por coronavirus que se enumeran en los certificados de defunción sugieren un número más cercano a 440,000, según algunos cálculos, el cuarto más alto del mundo.

Para un país donde la gente generalmente muere rodeada de familiares, COVID-19 fue particularmente cruel, ya que los seres queridos fueron llevados solos en carpas de plástico, para morir solos en aislamiento.

“Lo único que pude decirle fue: 'Haz todo lo que te digan los médicos'”, dijo Gina Olvera sobre su padre, quien murió de coronavirus. "Eso fue lo último que pude decirle". Olvera dijo que le dijo a su padre, mientras pegaba su foto en el monumento: "Bueno, no lo hiciste, pero estás aquí con nosotros".

Una mujer lloró mientras colgaba una foto de una pariente. Otra, Dulce Moreno, estaba tranquila pero triste cuando colocó una foto de su tío y su abuelo, Pedro Acosta Núñez, quienes murieron por complicaciones del COVID-19.

“La casa se siente vacía ahora sin él (el abuelo), nos sentimos perdidos”, dijo Moreno.

Para la mayoría, fue un regreso alegre, sobre todo, a actividades públicas como altares públicos y el desfile del Día de Muertos al estilo de Hollywood que adoptó la Ciudad de México para imitar una marcha ficticia en la película de James Bond de 2015 "Spectre".

“Estos días no son tristes aquí; son una forma de recordar a nuestros muertos con gran alegría ”, dijo Otilia Ochoa, una ama de casa que acompañó a decenas de personas para tomar fotografías de las ofrendas adornadas con flores cerca del monumento al coronavirus. “Lo bueno es recuperar esta libertad, este contacto que habíamos perdido” durante la pandemia, dijo Ochoa.

Decenas de miles de habitantes de la Ciudad de México, casi todos con máscaras, a pesar de la tasa de vacunación relativamente alta de la ciudad, se reunieron a lo largo del bulevar principal de la ciudad el domingo para ver el desfile de esqueletos danzantes, bailarines y carrozas.

Hubo pocas referencias al coronavirus en el desfile, pero hubo toda una sección de actores vestidos de esqueleto que representaban a los comerciantes y vendedores ambulantes de la Ciudad de México.

"¡Estamos aquí para celebrar la vida!" Dijo la secretaria de Turismo de la Ciudad de México, Paola Félix Díaz, al iniciar el desfile.

Las actividades grupales más riesgosas como las fiestas de disfraces al estilo de Halloween y el truco o trato aún no se han recuperado de la pandemia. Pero los niños aprovecharon la oportunidad para vestirse con trajes del Día de Muertos al estilo mexicano como Catrinas con forma de calavera, o como guardias vestidos de rojo de la serie de Netflix "Squid Game".

Pero México ha tenido durante mucho tiempo una actitud diferente hacia la muerte, más social, más tolerante que en muchas partes del mundo. Los velatorios y funerales aquí suelen ser eventos elaborados que duran un día y que reúnen a vecindarios enteros y familias extensas para comer, orar y recordar.