Listin Diario Logo
28 de octubre 2021, actualizado a las 07:08 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Las Mundiales sábado, 25 de septiembre de 2021

Argentinos recurren a inusuales mascotas durante la pandemia en busca de consuelo

SIN CHANCHI, “YO NO SERÍA YO”, DIJO BENETTI

  • Argentinos recurren a inusuales mascotas durante la pandemia en busca de consuelo

    Foto: AP.

Almudena Calatrava/Natacha Pisarenko/AP

Millones de personas han encontrado consuelo durante la pandemia al abrazar a un perro o un gato. Para algunos, la comodidad viene en otras formas: las de un caballo o un cerdo, tal vez un planeador del azúcar parecido a una zarigüeya o incluso una tarántula.

Cuando el nuevo coronavirus comenzó a circular el año pasado, Luciana Benetti descubrió que sus planes para una gran fiesta tradicional de 15 años se desecharon.

En su lugar, sus padres le dieron un cerdo.

Chanchi resultó ser una compañera leal y amorosa, corriendo a su lado cuando se desmayó.

“Un día mis piernas cedieron y él vino corriendo. Me agarró del pelo y me levantó la cabeza”, dijo. Había estado tomando clases en línea en casa, sin poder ver a amigos o compañeros de escuela. “No me sentía bien. Estaba mareado porque no podía irme".

Sin Chanchi, “yo no sería yo”, dijo Benetti, quien a menudo duerme junto al cerdo Juliana de 20 kilos (45 libras) que la recibe con un chillido de alegría cuando llega a su casa.

Aún menos común es el caso de Lorena Álvarez, cuyo departamento en Buenos Aires también alberga a 28 marsupiales de bolsillo comúnmente conocidos como planeadores del azúcar.

“Crean amor puro para mí”, dijo. "¿Sabes lo que es acostarse ... y te asfixian de besos?"

Álvarez, quien enseña estadística en una universidad, en línea en estos días, vive por lo demás sola, pero dijo que las mascotas la han ayudado a sentir que tiene compañía, a veces apareciendo sobre su cabeza durante las llamadas de Zoom.

“Me levanto y vivo por ellos. Son mi motor de lucha y de vida ”, dijo sobre los animales que corretean sobre ella buscando ser acariciados, o brincan y se deslizan hacia el piso.

Los 28 son el resultado de dos que adoptó hace varios años después de obtener un permiso para los animales exóticos.

Ese tipo de multiplicación es una de las varias razones por las que muchos grupos de derechos de los animales se oponen a tener planeadores como mascotas, y por qué algunos comerciantes venden solo machos castrados.

Los escépticos dicen que los animales a menudo son abandonados por dueños abrumados menos dedicados que Álvarez, quien ella misma ofrece consejos a los posibles dueños, o sufren en manos de personas que no están preparadas para los comportamientos, dietas especiales y necesidades de una criatura nocturna que vive en los árboles y que puede deslizarse 50 yardas (metros) cuando esté libre.

Algunos lugares, como California y la ciudad de Nueva York, los prohíben como mascotas.

El veterinario argentino Adrian Petta, que se especializa en mascotas no convencionales, dijo que ha visto cientos de animales durante los últimos 18 meses de la pandemia: cerdos, conejos, aves, roedores, geckos y similares.

“Muchas personas se han sentido solas y han buscado mascotas, o están cansadas de la televisión y las computadoras y necesitan relaciones más afectivas”, dijo.

Incluso con aquellos que no muestran afecto, "la gente puede alimentarlos y sentir que alguien o algo los necesita".

Ese es el caso de Osvaldo Negri, un enfermero de 50 años.

Negri dijo que comenzó a criar arañas para superar la aracnofobia, y ahora tiene 60. Dijo que cuidar de ese entonces lo ha ayudado a sobrellevar su trabajo en el hospital en medio del COVID-19, "desenchufarse" mientras observa y, a veces, toca las arañas, dándoles de comer cucarachas.

“Me concentro en tener que moverme despacio porque si se asustan se pueden caer” y se pueden morir, dijo, luciendo una colorida y algo venenosa tarántula mexicana en la palma de su mano.

Al igual que con los planeadores, la elección de la mascota puede ser controvertida. La tarántula Brachypelma smithi de rodillas rojas que mostró está catalogada como una especie "casi amenazada" por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, pero el comercio de aracnoides similares ha ayudado a incluir otras 21 variedades en su lista oficial de especies amenazadas y en peligro de extinción .

Para Solana Pesca, el compañerismo viene de las ratas de ojos brillantes Regue y Brama, que rascan su jaula cuando la ven entrar por la puerta de su pequeño departamento en Buenos Aires.

“Entienden lo que sientes, te buscan”, dijo Solís, quien trabaja en un laboratorio de animales.

Al sur de Buenos Aires, en la ciudad de Tandil, Alberto Castro, de 77 años, había pasado gran parte de su tiempo en el Hogar San José, un hogar para ancianos, sentado en una silla.

Eso cambió en marzo del año pasado, justo cuando comenzaba a aparecer la pandemia, cuando el operador de la casa, Alejandro Moreno Hueyo, trajo un caballo llamado Coco.

Castro se dedicó a cuidar el caballo, que llegó en mal estado.

"Cambio mi vida. Lo cuido, me busca y cuando me acerco relincha. Mientras yo esté allí, no le va a pasar nada”, dijo.