Listin Diario Logo
23 de septiembre 2021, actualizado a las 12:27 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Las Mundiales domingo, 18 de julio de 2021

Carminho: “El fado no es solo música, es una forma de sentir”

La artista lisboeta retoma la gira de conciertos con su último disco ‘Maria’.

  • Carminho: “El fado no es solo música, es una forma de sentir”

    La cantante portuguesa Carminho. Foto cedida

  • Carminho: “El fado no es solo música, es una forma de sentir”
EFE
Portugal

Su voz suena tan auténtica y convincente al hablar, como cuando canta. Con un perfecto español la fadista Carminho (Lisboa 1984) habla con Efe, y nos dice que lo aprendió “sobre la marcha, viajando, por la vida...” - se rie-, quizá por esa cercanía del Algarve, su querida tierra portuguesa del sur, donde pasó gran parte de su infancia. Aunque, al final, “todo es cuestión de oído”, asegura Carminho con la misma naturalidad y elegancia que proyecta sobre el escenario. 

--  Para situarnos, Carminho ¿cómo definiría el fado?.

--  El fado no es solo música, es una forma de sentir. Como la mayoría de lo que es auténtico y puro, surgió en los barrios de Lisboa donde vivía la gente más humilde, marineros, prostitutas…  Es una expresión popular que nace en las ciudades y, como tal, va ligado y evoluciona, con ellas, con su gente.

--  ¿Qué tiene el fado que gusta siempre?.

-- Creo que es su autenticidad, su sensibilidad, su alma...  Al igual que ocurre con el flamenco, el fado nace para compartir los sentimientos, para sobrevivir, para contar lo que le pasa en la vida, pero también en el alma, para expresar vivencias, penas…. Quizás para no tener llorar delante de los demás,  pero para compartir con ellos las tristezas. Es una manera de expresar el dolor, la melancolía, pero sin exponerse demasiado. 

-- ¿Existe lo que podíamos denominar un fado moderno?.

-- Como digo, el fado es una canción popular urbana y como la misma ciudad, está vivo y se va transformando con la sociedad. Le sucede como al flamenco, con el que se pueden hacer muchas formas de colaboraciones sin perder la esencia musical, las raíces, ya que es precisamente esa autenticidad  lo que les diferencia y hace grandes.

--  Parece que el fado y el flamenco tienen mucho en común… .

-- Si, son dos géneros únicos. Los dos pueblos beben de sus ancestros, de ese carácter de tierra y festejo. El flamenco y el fado tienen diferentes formas de expresar la música pero, a la vez, tienen un mismo origen emocional muy fuerte, una raíz popular con mucha improvisación, que sale del fondo de la emoción y de la experiencia. Ambos utilizan un lenguaje corporal muy particular y único. Eso los hace genuinos y universales.

“EL FADO ESTABA TAN CERCA DE MÍ QUE NO LO VI”.

   Carminho canta desde muy pequeña, desde los tres o cuatro años, cuando estaba sobre el regazo de su padre, pero escucharlo -sonríe-, desde mucho tiempo antes. Su madre -Teresa Siqueira- es también fadista y, naturalmente,  le cantaba cuando estaba embarazada.

     La cantante se crió en el Algarve y, como allí no había entonces casas de fados populares, sus padres organizaban noches de fado en su propia casa. A los 12 años empezó a cantar en las casas de fado de Lisboa y continuó después mientras estudiaba Marketing y Publicidad. Pero, tras un año viajando por el mundo con una mochila y participando en misiones humanitarias, despejó finalmente sus dudas sobre cuál sería su profesión: la música.

  Como ella explica, “El fado estaba tan cerca de mí que no lo vi. No pensaba que pudiera ser una profesión. Más tarde, comprendí por qué estaba en mí de esa manera tan natural, como el hablar, porque era mi vocación… mi destino”.

-- ¿Lo hizo por tradición familiar entonces?.

--  No, sino por una voluntad de expresarme, de cantar y decir lo que siento. Y eso llevó su tiempo. Es necesario pasar por esas etapas de dificultad, de depresión, de ser probados por la vida, para saber crecer. Es lo que nos obliga a salir del lugar en que estamos e ir hacia otros… Este crecimiento personal me aportó más seguridad.           

-- ¿Y experiencia…?.

-- Grabar un disco puede resultar fácil, pero defender lo que haces es mucho más complicado. Algo que no se puede cuando eres demasiado joven. Necesitaba, efectivamente,  más experiencia, conocerme mejor a mí misma y saber más sobre el mundo.

 ‘CARMINHO CANTA A TOM JOBIN’.

    Carminho ha cantado otros ritmos y estilos sin perder su autenticidad. Ya lo hizo por ejemplo con  la bossa nova, o el jazz en su cuarto disco: ‘Carminho canta a Tom Jobin’, todo un homenaje a los artistas más importantes del jazz mundial y de la música brasileña.

-- ¿Está a gusto con su género o está abierta al fluir de la música?.

-- No hay que forzar nada. Todas las músicas buenas tienen sus seguidores, precisamente porque se mantienen como son. Esa es su riqueza. El fado tiene mucho público , no hay que competir con nada, solo dejar que se acerquen, que escuchen, que sientan… y ya. Es suficiente. No hay que andarse con concesiones. ¡No hace falta!”.

-- ¿Ha ganado o perdido seguidores el fado en estos tiempos?.

--  El fado goza de muy buena salud y es tremendamente apreciado y demandado en Europa, en países como Polonia, Alemania y Austria…. especialmente en los países del este y en toda Iberoamérica.

   Con cinco discos en el mercado, "Fado" (2009), "Alma" (2012), "Canto" (2014), "Carminho Canta a Tom Jobin" (2016); en 2018 publicó “Maria”, su trabajo más íntimo y personal. 

 `María’, que es ella y también todas las mujeres portuguesas, es un homenaje al género que tanto ama y tanto le ha dado, así como el que rinde a la mujer portuguesa, y en especial a las fadistas como ella.  

-- Ahora se aborda el fado ahora desde otra perspectiva, desde la memoria de su pasado. Si ahora hay muchos más rostros femeninos en este género fue gracias a Amália Rodrigues... .

-- Por supuesto, ella fue la primera, el modelo a seguir, quien internacionalizó el género. 

  Basta escuchar su primera canción "A Tecedeira", a capella, con esa intensa y envolvente voz, para darse cuenta de que es su disco más íntimo y personal. Su impresionante voz transmite emoción contenida hasta cuando modula los silencios. Como dice ella , “la voz femenina tiene esa sutileza y el drama expresivo más marcado”.

“DESACOMODAR NOS TRAE RESULTADOS NUEVOS”.

 -- En este trabajo compuso, creo las letras, la voz… . 

--Sí, me supuso mucho esfuerzo. Hice una deconstrucción de todos los instrumentos, retirando uno a uno para conocerlos mejor, igual que la voz. De esta manera se puede escuchar mucho mejor toda la energía y toda la cultura del fado.    

--  Además introduce nuevos instrumentos… .

-- Sí, como el  “lap Steel”,  una guitarra americana, popular en el country que se toca en horizontal y que aquí se percute con arco y con algunas alteraciones del sonido.

-- Siempre hay que aportar al trabajo personal… .

-- Cuando está todo muy cómodo, probablemente no habrá una gran evolución. Desacomodar nos trae dificultades, pero nos aporta resultados diferentes, nuevos.

Carminho que ha sido madre en 2020 nos despide con otra de sus atinadas reflexiones, que denotan la inteligencia, la madurez y la sensibilidad de quien así se expresa:.  

 “Todo lo que nace, nace de un parto y el parto presupone un dolor. Siempre hay un dolor, un esfuerzo que es necesario. Pero es una carga fortificante, porque es con los desafíos y contrariedades de la vida cuando nos damos cuenta que tenemos capacidad de descubrir cosas sobre nosotros, de mejorar nuestra vida”. 

Ahora la fadista, consciente de la necesidad de unir culturas a través de la música, Carminho regresa a los escenarios tras el largo parón que ha supuesto la pandemia del covid, con ganas de compartir su música con el público, que considera “fundamental para que el fado siga expandiéndose y gozando de excelente salud”.

El pistoletazo de salida lo dará en Madrid día 21 de julio en el JAZZ PALACIO REAL, ubicado en la Plaza de la Armería del Palacio Real de la capital de España y este será el comienzo de una gira que la llevará por varias ciudades de España, Portugal, Francia y Polonia.