Listin Diario Logo
11 de mayo 2021, actualizado a las 07:01 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Las Mundiales jueves, 08 de abril de 2021

República Checa despide a tercer ministro de salud desde pandemia

  • República Checa despide a tercer ministro de salud desde pandemia

    Un hombre rinde tributo a las víctimas del COVID-19 en un memorial espontáneo en la Plaza Vieja en Praga el 39 de marzo del 2021. (AP Foto/Petr David Josek)

AP
República Checa

El ministro de Salud de la República Checa fue destituido el miércoles, el tercero en perder el cargo en ese país desde el estallido de la pandemia.

El primer ministro Andrej Babis despidió al ministro Jan Blatny y lo reemplazó con Petr Arenberger, director del Hospital Vinohrady de la Universidad de Praga.

La medida allana el camino para el uso en el país de las vacunas rusa y china, que hasta ahora no han sido autorizadas por el ente regulador de la Unión Europea.

Babis había criticado reiteradamente a Blatny por la manera en que manejó la pandemia, como por ejemplo al imponer condiciones estrictas para el uso de medicamentos experimentales contra el COVID-19.

Blatny también fue atacado por el propio presidente Milos Zeman, aliado de Babis y de reconocidas posiciones a favor de Rusia y China. Zeman el mes pasado llamó a Babis a despedir a Blatny por su negativa a usar la vacuna rusa Sputnik V debido a que no ha sido aprobada por la Agencia Europea de Medicamentos (EMA, por sus siglas en inglés).

Zeman afirmó que había contactado a sus pares de Rusia, China e Israel y les había pedido ayuda para conseguir vacunas y que todos le respondieron afirmativamente. Israel donó en febrero 5,000 vacunas de Moderna a la República Checa, nación que ahora usa la palabra Chequia como una versión abreviada de su nombre oficial.

“Desafortunadamente su predecesor bloqueó el proceso”, dijo Zeman a Arenberger en una ceremonia, en la que culpó a Blatny por las muertes de coronavirus ocurridas en el país.

Blatny desestimó tales críticas, afirmando que sólo permitiría el uso de vacunas que hayan sido aprobadas a fin de garantizar “que son seguras, que son probadas y que realmente funcionen. y lo mismo se aplica para las vacunas contra el COVID”.

“Mis decisiones siempre se han basado en los datos y el análisis científico”, declaró Blatny.

Babis previamente había dicho que la vacuna rusa podría ser una alternativa para el país dada la lentitud de la entrega de las vacunas de la UE.