Listin Diario Logo
11 de junio 2021, actualizado a las 12:50 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Las Mundiales viernes, 22 de enero de 2021

Cuenta de Twitter de líder iraní pide vengar a general asesinado y amenaza a Trump

Soleimani era el jefe de la Fuerza Quds, una unidad de élite de los Guardianes de la Revolución, el ejército ideológico de Irán, y el artífice de la estrategia regional de la República islámica.

  • Cuenta de Twitter de líder iraní pide vengar a general asesinado y amenaza a Trump

    general Qasem Soleiman/Foto de archivo

AFP
Teherán, Irán

Una cuenta en Twitter del guía supremo iraní, el ayatolá Alí Jamenei, pidió vengar al general Qasem Soleiman, asesinado el año pasado en Irak, y amenazó al expresidente estadounidense Donald Trump, que habría ordenado su muerte.

"La venganza es inevitable. El asesino de Soleimani y quien ordenó su muerte deben sufrir la venganza", dice el mensaje, publicado en persa el jueves por la noche en la cuenta @khamenei_site, que pertenece a una pagina web del ayatolá.

La frase está acompañada de un montaje de fotos que muestra a Trump jugando al golf a orillas del mar, mientras la sombra de un avión de combate se proyecta sobre la hierba.

Soleimani era el jefe de la Fuerza Quds, una unidad de élite de los Guardianes de la Revolución, el ejército ideológico de Irán, y el artífice de la estrategia regional de la República islámica.

Fue asesinado el 3 de enero de 2020 en Bagdad en un ataque de drones estadounidenses ordenado por Trump, que dejó el cargo el miércoles y se retiró justamente a una residencia de Florida con campo de golf.

Jamenei ha repetido en varias ocasiones que la muerte de Soleimani será vengada. El 1 de enero, el responsable de la Autoridad judicial iraní, Ebrahim Raïssi, declaró que los asesinos del emblemático general "no estarán seguros en ningún lugar del mundo".

El 9 de enero, Twitter suspendió un mensaje publicado por una de las cuentas de Jamenei en la red social en el que prohibía la importación de vacunas contra el coronavirus fabricadas en Estados Unidos y en el Reino Unido porque consideraba que no se podía confiar en estos países.