Listin Diario Logo
28 de febrero 2021, actualizado a las 12:07 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Las Mundiales martes, 29 de diciembre de 2020

Cámara de Representantes de EEUU aprueba ampliar las ayudas por desempleo como pidió Trump

  • Cámara de Representantes de EEUU aprueba ampliar las ayudas por desempleo como pidió Trump
Europa Press
Washington

La Cámara de Representantes de Estados Unidos, de mayoría demócrata, ha aprobado este lunes un proyecto de ley para ampliar hasta los 2,000 dólares mensuales (1,630 euros) las ayudas al desempleo que en un primer momento se fijaron en 600 dólares (490 euros) y que el presidente, Donald Trump, calificó de "ridículamente bajas".

"Le estoy pidiendo al Congreso que enmiende este proyecto de ley y aumente los ridículamente bajos 600 dólares a 2,000 o a 4,000", dijo el presidente Trump hace una semana, en una declaración desde la Casa Blanca en la que criticó el proyecto de ayuda económica contra el coronavirus que republicanos y demócratas acordaron tras varios meses de desavenencias.

La medida, que sólo beneficiaría a quienes hayan ganado en 2020 menos de 75,000 dólares anuales (61,300 euros), deberá pasar este martes por el Senado, controlado por los republicanos, quienes durante las negociaciones no se mostraron muy partidarios de aumentar estas cantidades.

Así lo hizo saber el líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, quien aseguró que todos los representantes de su partido están a favor de esta iniciativa, no así los republicanos, según publica la cadena NBC.

"Todos los demócratas del Senado están a favor, pero desafortunadamente, no tenemos a todos los republicanos a bordo", ha apuntado Schumer, quien ha pedido a Trump que actúe para revertir esta situación.

"Estos republicanos del Senado le han seguido en las buenas y en las malas. Haga que actúen ahora y apoyen los cheques de 2.000 dólares", ha manifestado Schumer ante la prensa antes de que tuviera lugar la votación este lunes.

Un día antes, fue la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, quien, a través de un comunicado, también pidió a Donald Trump que exigiera "inmediatamente" a los republicanos del Congreso que dejaran de "obstruir" y apoyaran este aumento.

"Cada voto republicano en contra de este proyecto de ley es un voto que niega las dificultades financieras a las que se enfrentan las familias y niega al pueblo estadounidense el alivio que necesita", manifestó Pelosi.

El plan de ayuda económica contra el coronavirus valorado en 900,000 millones de dólares (735,000 millones de euros) fue finalmente ratificado por Trump, tras una semana dilatando su rúbrica y ya días después de que expirasen las ayudas por desempleo que estaban percibiendo millones de trabajadores estadounidenses.

Además de estos subsidios, el proyecto contempla una partida de 284.000 millones de dólares (232,000 millones de euros) para que las empresas y negocios afectados por la crisis de la pandemia puedan hacer frente a los alquileres y a la nómina de sus trabajadores.

A su vez, una inversión de 82,000 millones de dólares (unos 67,000 millones de euros) para los pagos de universidades y escuelas; otros 25,000 millones de dólares (20,500 millones de euros) para las ayudas al alquiler e hipotecas; y 69,000 millones de dólares (56,500 millones de euros) para la compra y distribución de las vacunas contra el coronavirus.

Por su parte, desde el bando republicano hay menos consenso al respecto. Su líder en el Senado, Mitch McConnell, aplaudió este domingo la firma de Trump al proyecto de ley, pero evitó hacer mención a este aumento que en los últimos días el presidente de Estados Unidos había estado promoviendo.

Algunos como el representante republicano por Missouri en el Senado, Roy Blunt, han dudado de que la medida pueda salir adelante, mientras que otros como el senador por Florida, Marc Rubio, ya han adelantado que votarán a favor.

En los próximos meses se espera que otros puntos del plan de ayuda sean debatidos nuevamente, después de que republicanos y demócratas decidieran aplazar las propuestas más polémicas del mismo.

Con el objetivo de que saliera adelante antes de que expirase la ayuda de emergencia fijada en marzo, el texto dejó fuera las exigencias republicanas de proteger al sector privado de posibles demandas relacionadas con la crisis de la pandemia, así como la petición de muchos gobiernos estatales y locales de invertir en sus sistemas educativos y de salud públicos.