Listin Diario Logo
01 de diciembre 2020, actualizado a las 05:55 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Las Mundiales viernes, 23 de octubre de 2020

La ONU condena los ataques perpetrados la semana pasada contra dos ONG en Sudán del Sur

  • La ONU condena los ataques perpetrados la semana pasada contra dos ONG en Sudán del Sur

    Los manifestantes sudaneses bloquearon el acceso al puente Mansheiya, sobre el Nilo Azul, en la capital, Jartum, el 23 de octubre de 2020, durante una manifestación que exigía justicia para un hombre asesinado en manifestaciones anteriores por una crisis económica cada vez más profunda.

    Foto Ebrahim Hamid / AFP

Europa Press
Madrid, España

Naciones Unidas ha condenado este viernes los ataques perpetrados la semana pasada contra las organizaciones no gubernamentales Medair y  World Vision en el estado de Alto Nilo, situado en el norte de Sudán del Sur, que provocaron la retirada de los trabajadores humanitarios por motivos de seguridad.

El coordinador humanitario de la ONU en Sudán del Sur, Mohamed Ag Ayoya, ha condenado los incidentes en Renk, que tuvieron lugar en el marco de las tensiones entre los residentes y las ONG, en el marco de las cuales la Asociación de Jóvenes de Renk pidió que estas organizaciones dieran oportunidades de trabajo a los residentes locales.

Debido a que estas demandas no fueron satisfechas, los jóvenes insistieron en que todas las actividades humanitarias debían ser suspendidas y en que los trabajadores humanitarios debían abandonar Renk inmediatamente, según un comunicado publicado por la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) en Sudán del Sur.

"Los trabajadores humanitarios están en Alto Nilo para entregar ayuda vital a las personas más vulnerables, incluidas mujeres, niños y ancianos. Intimidarles y forzar la suspensión de las actividades humanitarias provoca retrasos en la entrega de esta ayuda a los más vulnerables, lo que es inaceptable", ha dicho Ag Ayoya.

Asimismo, ha reconocido el papel constructivo de las autoridades nacionales, incluida la Comisión de Ayuda y Rehabilitación de Sudán del Sur, que han abogado por el retorno de los cerca de 30 trabajadores humanitarios que fueron reubicados y el reinicio de sus programas.

"Estamos trabajando juntos con las autoridades nacionales y locales, las organizaciones humanitarias y los jóvenes para encontrar una solución que dé respuestas a las personas afectadas por las crisis. Esto debe ser resuelto inmediatamente", ha recalcado.

La OCHA ha manifestado que los trabajadores humanitarios en esta región hacen frente a problemas "frecuentes" de acceso, especialmente debido a "interferencias operativas e impedimentos burocráticos", al tiempo que ha reconocido que a menudo están relacionados con las oportunidades de trabajo.

LOS INCIDENTES

Por su parte, las autoridades de Renk han asegurado que están buscando a las personas implicadas en el incendio de un almacén de Medair durante los incidentes. Paul Chol, ex secretario general del disuelto estado de Alto Nilo Norte ha afirmado que había cerca una manguera en la zona, lo que impidió que las llamas se extendieran.

Asimismo, ha confirmado que los residentes locales habían reclamado en varias reuniones con las ONG que facilitaran oportunidades de trabajo y ha agregado que enviaron cartas de protesta, en alguna de las cuales amenazaron con su expulsión de la zona si no se satisfacían sus demandas.

Sudán del Sur es uno de los países más peligrosos para los trabajadores humanitarios a nivel mundial. Durante 2020 han muerto al menos cinco cooperantes, mientras que desde que estalló el conflicto a finales de 2013 han sido asesinados un total de 120.

Pese al acuerdo de paz firmado entre el Gobierno y los principales grupos rebeldes en septiembre de 2018, la violencia persiste en el país. En particular, en los últimos meses se ha recrudecido la violencia de carácter comunitario en algunas zonas, lo que ha dejado cientos de muertos. Actualmente hay 7,2 millones de personas necesitadas de asistencia humanitaria en el país y 1,6 millones de desplazados internos.