Listin Diario Logo
25 de octubre 2020, actualizado a las 07:29 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Las Mundiales domingo, 31 de mayo de 2020

ENTREVISTA

Nuevas regulaciones para un mundo libre de humo

  • Nuevas regulaciones para un mundo libre de humo
  • Nuevas regulaciones para un mundo libre de humo
  • Nuevas regulaciones para un mundo libre de humo
  • Nuevas regulaciones para un mundo libre de humo
Saiury Calcaño
Nueva Orleans, Luisiana

Para concienciar sobre los efectos nocivos del consumo de tabaco, la Organización Mundial de la Salud (OMS) conmemora cada 31 de mayo el Día Mundial sin Tabaco y Salud Pulmonar.

Amparados en la ciencia, la industria tabacalera está enfocada en ofrecer alternativas libres de humo que tengan el potencial de reducir el riesgo de desarrollar enfermedades relacionadas con el hábito de fumar en comparación con seguir fumando.

André Calantzopoulos, director Ejecutivo de Philip Morris International (PMI), lo dijo de manera muy contundente: “Nuestra ambición declarada es convencer a todos los fumadores adultos actuales que de otro modo seguirían fumando, a cambiarse a productos libres de humo lo más pronto posible.”

El año pasado la FDA autorizó IQOS para la venta en los Estados Unidos, al determinar que la comercialización de este producto sería una mejor opción para la salud pública.

Sin embargo, el marco regulatorio de los productos del tacaco a nivel mundial es muy variado, y algunos países todavía no contemplan en sus leyes estos nuevos productos de calentamiento de tabaco.

“Cada país tienes su propio marco regulatorio y se necesitan leyes para estas alternativas de riesgo reducido porque son diferentes a un cigarrillo electrónico y al cigarrillo convencional”, enfatiza Andrés Espinal Mateo, director de Asuntos Externos de Philip Morris Dominicana y Caribe.

Espinal quien es experto en regulación fiscal, comercio exterior y prevención contra el ilícito y contrabando, responde interrogantes a Listín Diario sobre cómo se haría este cambio en la norma legal dominicana y por qué es necesario.

¿Cuál es la diferencia entre un cigarrillo convencional, un cigarrillo electrónico y un IQOS?
Un cigarrillo quema el tabaco y genera humo. El cigarrillo electrónico es un dispositivo electrónico que simula la experiencia de fumar generando un vapor a través del calentamiento de un líquido. Este líquido puede ser de nicotina liquida u otras variantes.

El IQOS no es un cigarrillo. Ni es un cigarrillo electrónico. IQOS es un sistema de calentamiento de tabaco que no calienta un líquido, sino una unidad de tabaco. IQOS es un dispositivo que utiliza una tecnología sofisticada para calentar el tabaco en vez de quemarlo, eliminando así el humo, las cenizas y reduciendo significativamente el olor.

¿Cuál es la Ley que lo regula en RD? ¿Solo la 48- 00?
La ley General de Salud 42-01 es una de las leyes que regulan el tabaco. Sin embargo, la ley que regula estos productos específicamente es las 48-00 y la misma data del año 2000. Esta ley observa todos los productos de tabaco en el territorio nacional y abarca ámbitos desde espacios para fumar, restricciones de publicidad, advertencias de salud, entre otras.

¿Por qué esa Ley no regula adecuadamente productos como el IQOS?
“Las regulaciones y normas de los productos de tabaco en su gran mayoría fueron aprobados antes de que la ciencia y la innovación hicieran posible que se produzcan alternativas de riesgo reducido. Tomando esto en consideración, éstas deben ser revisadas para atender esta nueva realidad ya que los tratamientos regulatorios y fiscales de esta nueva categoría deben contemplar dos factores claves: uno, la ciencia e innovación detrás de los productos; y dos, la reducción de riesgo para los fumadores adultos. Solo podremos lograr hacer el cambio completo a productos libres de humo y aportar a la reducción de daños por tabaquismo si los fumadores adultos tienen acceso a esta nueva categoría mediante tratamientos regulatorios diferenciados.

Indudablemente, la ley vigente responde a una variedad de productos de tabaco tradicionales, pero se hace necesario un marco regulatorio específico para los productos de tabaco de riesgo reducido que permita que los fumadores adultos tengan acceso a mejores alternativas que estén científicamente avaladas y que al final se pudiera traducir en una mejora sustancial de la salud pública.

¿Qué recomiendan? ¿Qué se actualice la actual o que se promulgue una aparte para productos sin combustión?
“Entendemos que debe existir una regulación y fiscalización diferenciada. ¿Por qué? Por la sencilla razón de que IQOS no es lo mismo que un cigarrillo, por lo tanto, no puede ser regulado ni fiscalizado como tal. Una regulación para productos de riesgo reducidos debe promover que se cumplan los estándares específicos de calidad y que la evidencia científica demuestre un perfil de reducción de riesgo.

La regulación debe estar basada en el perfil de riesgo, y lo que buscamos es que los fumadores adultos puedan tener acceso a una alternativa de menor riesgo sustentada en una ciencia robusta.

Está claro que las regulaciones deben continuar disuadiendo a las personas a comenzar a fumar e impulsar a dejar de fumar. Pero está igual de claro que según la Organización Mundial de la Salud, para el 2025 cerca de 1,100 millones de hombres y mujeres alrededor del mundo seguirán fumando, y deberían tener la oportunidad de cambiar a mejores alternativas.

¿Qué debería tomar en cuenta esa nueva Ley?
Una regulación diferenciada debe estar fundamentada en la investigación científica y, sobre todo, en aspectos que promuevan la innovación tecnológica en el sector tabacalero e incentiven un cambio de hábito del fumador adulto. De igual manera debe contemplar el cese y la prevención, el derecho al acceso a información veraz y transparente sobre las alternativas de riesgo reducido, y que los productos deben cumplir un estándar industrial mínimo.

Además de Estados Unidos, ¿Hay países que han modificado su legislación en estos temas para incluir el IQOS?
Un ejemplo es el caso del Reino Unido. En este país, luego de debates entre la sociedad médica/científica, reguladores, consumidores e industria, organismos como el Comité de Ciencia y Tecnología de la Cámara de los Comunes del Reino Unido, han concluido que “el nivel de impuestos sobre los productos relacionados con el tabaco debe corresponder directamente con los riesgos para la salud que presentan, para alentar un consumo menos dañino. Aplicando esa lógica, los cigarrillos electrónicos deben seguir siendo los menos gravados y los cigarrillos convencionales como los más gravados, con productos como los de tabaco calentado entre ambos”.

¿Cuáles esfuerzos hace PMI para que cambie la regulación?
El mayor esfuerzo que está haciendo PMI es la inversión en ciencia para poder desarrollar productos que reduzcan el riesgo de los fumadores. A su vez, estamos luchando contra la desinformación y promoviendo la comunicación transparente en torno a la reducción de daños por tabaquismo.

Hay una gran cantidad de información errónea circulando, así como confusión en torno a los productos libres de humo. Es importante impulsar una conversación basada en ciencia, con la finalidad de informar sobre las mejores opciones que hoy están disponibles para aquellos fumadores adultos que no quieren dejar el cigarrillo.

Nuestra ciencia es robusta. Estudios llevados a cabo por expertos en salud pública, al igual que todos estos años de investigación de parte de nuestro equipo científico, nos permite concluir que el principal problema de las enfermedades relacionadas con el tabaquismo está en la combustión o la quema del tabaco. Y esa afirmación es soportada por cientos de estudios científicos independientes.

SEPA MÁS

¿Cómo asumen la postura de la OMS?

El tema de la OMS para el Día Mundial Sin Tabaco 2020 es “proteger a los jóvenes y evitar que consuman tabaco y nicotina” , ante esa declaración, Andrés Espinal expresa: “Nuestra visión es la de diseñar un futuro libre de humo de cigarrillos y ofrecer una mejor alternativa. Quiero ser muy claro, la juventud no debe usar productos de tabaco ni productos que contengan nicotina. En ese sentido tenemos políticas y prácticas comerciales que buscan evitar la comercialización a jóvenes y nunca fumadores. El foco debe de ser proveerle una mejor opción a los millones de mujeres y hombres que hoy fuman. Si no fumas, no empieces; si fumas, déjalo; si decides continuar fumando cambia a una mejor alternativa.”