Listin Diario Logo
06 de diciembre 2021, actualizado a las 01:48 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
Las Mundiales jueves, 27 de junio de 2013

ENFOQUE

Una transición histórica en el mundo árabe

EL EMIR DE QATAR ABDICA EN FAVOR DE SU HIJO, EL PRÍNCIPE TAMIM

  • Una transición histórica en el mundo árabe

    Padre e hijo. El emir de Qatar, Hamad bin Khalifa al-Thani, derecha, parado junto a su hijo, el príncipe Tamim bin Hamad al-Thani, izquierda, antes del partido final de la Copa del Emir, entre los equipos Al-Sadd y Al-Rayyan, en el estadio Khalifa, en Doha, el 18 de mayo de este año.

Hugo Guiliani Cury

Su Alteza Hamad bin Khalifa Al-Thani tiene 62 años y se graduó en la Academia Militar de Sandhurst en Inglaterra. Subió al poder en 1995 y últimamente se ha dicho que su salud se ha deteriorado.

En la noche del lunes 24 de junio, el Ministro de Exteriores convoco al Cuerpo Diplomático para hacernos conocer que el Emir abdicaría. El único comentario que hizo en adición a decirnos lo que ya conocíamos, fue señalar que el Emir no se retiraba por enfermedad y que lo hacía por considerar que había llegado el momento de entregar el poder a una nueva generación. Eso era cierto pero pienso que también otros factores incidieron en esa decisión.

Qatar es una nación rica y eso lo ha logrado agregándole valor a los recursos que posee como el gas. Eso le ha convertido en el principal exportador a nivel mundial de gas líquido. A lo interno en el campo económico han tenido un enorme dinamismo en el sector de la construcción y en la diversificación de su sector industrial. También han creado empresas emblemáticas como Al Jazeera y Qatar Airways que la han proyectado en el exterior.

Para asegurar el futuro han realizado enormes inversiones en reputadas empresas mundiales como el poderoso banco ingles Barclays, la cadena de supermercados J. Sainsbury, el estudio californiano Miramax Films, la tienda Harrods, las de automóviles Volkswagen y General Motors.

Activos en política exterior
En materia de política exterior han sido muy activos y han convertido a Qatar en la nación más influyente del mundo árabe. En los últimos años se han involucrado en difíciles tareas para tratar según sus criterios de mejorar la situación política de la región. Algunos ejemplos son: Las ayudas al Hamas palestino y a Libia para derrocar a Gadafi. Las armas para derrocar al Presidente Sirio. Su involucramiento en el conflicto de Barfur y el apoyo dado al presidente sudanés Omar al- Bashir, el establecimiento de la oficina de los Talibanes en Doha como centro de negociaciones y su intermediación en el problema libanes en el 2008-09. Lidiar con esos problemas no ha sido fácil y quizás eso fue afectando su salud y poniendo presión en el carácter de un hombre apacible y bueno. Posiblemente comprendió eso y se dijo a sí mismo: He construido una nueva nación en tan poco tiempo y es mejor acelerar el cambio de mando a una nueva generación ya que todas las condiciones están dadas para hacerlo.

Algo extraño en el mundo árabe donde los reyes mueren en el poder. Pero como líder visionario tomo esa difícil decisión. Recordemos que en 1970 Qatar tenía un ingreso per cápita de 2784 dólares y actualmente es de unos 100,000 dólares, el más alto a nivel mundial. Los ciudadanos de Qatar veneran al Emir y el está consciente de que deja una nación moderna, segura y en pleno auge económico.

En términos futuros les deja una visión estratégica para las próximas décadas y les aseguro los recursos que necesitaran para ejecutar esos planes. Como los qatarís se sienten orgullosos de su nacionalidad y del progreso logrado, estoy seguro que mantendrán el legado que les deja el Emir Al- Thani y su esposa la jequesa Mozah quien ha tenido un papel estelar en la modernización y en el desarrollo de la educación y la cultura.

El recuerdo de Doha
En estos años he llegado a admirarles y me da pena verlos ir. El solo recuerdo de lo que era Doha cuando vine por primera vez en noviembre del 2001 a la Cumbre Ministerial de la OMC y haber visto lo que se ha hecho en una década, es suficiente motivo para ello. Recuerdo que Doha era un desierto y una nación que nadie sabia donde estaba.

Hoy es lo contrario. Cómo no sentir admiración por líderes de esa naturaleza es algo difícil. El nuevo Emir, su hijo Tamin quien era el Príncipe Heredero, es un hombre bien educado y que ha ido ganando experiencia en el manejo del Estado y como nuevo Emir dará continuidad a las políticas establecidas y no creo que haya cambio de rumbo en las políticas internas y externas. Quizás en materia de política exterior Qatar habrá un pequeño giro no involucrándose en nuevas acciones como lo fue el caso de Libia y Siria.

El Emir Al-Thani ha sido un líder de visión y acción transformando a su nación y esta será una transición histórica en el mundo árabe.