Santo Domingo 23°C/23°C broken clouds

Suscribete

ESCÁNDALO

Veintitrés personas han sido ya interrogadas por robo de documentos papales

ENTRE ELLAS EL MAYORDOMO DEL PAPA BENEDICTO XVI

Veintitrés personas, entre ellas el mayordomo del papa, han sido ya interrogadas por la comisión de cardenales que preside el español Julián Herranz, encargada por Benedicto XVI de esclarecer el escándalo del robo y filtración de cientos de documentos privados enviados al pontífice. El español Julián Herranz y los también purpurados Salvatore De Giorgi y Jozef Tomko, que forman esa comisión cardenalicia investigadora, fueron recibidos el pasado sábado por Benedicto XVI, a quien pusieron al día de las pesquisas, que no han concluido y que continuarán, según informó hoy el portavoz vaticano, Federico Lombardi. El portavoz negó que en esa reunión los cardenales pronunciaran ante el pontífice el nombre de eventuales inductores y cómplices de este escándalo, que ha puesto en la picota a la Curia Romana. Lombardi insistió en que ni la comisión de cardenales ni la gendarmería vaticana han dado nombres sobre el supuesto inductor o los cómplices de la filtración de documentos desde el interior del Vaticano a la prensa. El portavoz también salió al paso de lo publicado hoy por la prensa italiana respecto a que el comité de expertos del Consejo de Europa en materia de lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo (Moneyval) tiene previsto rechazar algunos puntos del banco vaticano IOR en relación con la transparencia financiera. Lombardi precisó que Moneyval es totalmente contrario a la difusión de sus informes antes de que sean discutidos en su asamblea y que sería una incorrección por parte de la Santa Sede divulgarlos. Respecto a la situación del mayordomo del papa, Paolo Gabriele, Lombardi señaló que sigue detenido en un habitación de máxima seguridad del Vaticano y que en fechas próximas continuarán los interrogatorios. La semana pasada los abogados de Paolo Gabriele, acusado de haber robado y filtrado documentos reservados del pontífice, pidieron que fuera excarcelado, pero el juez encargado del caso no ha tomado una decisión. Gabriele, de 46 años, ha sido interrogado por el magistrado Piero Antonio Bonet en dos ocasiones, el 5 y el 6 de junio. Las declaraciones de Lombardi se produjeron el mismo día en que se publicó una entrevista del secretario de Estado vaticano, cardenal Tarcisio Bertone, en el semanario católico italiano "Famiglia Cristiana", en la que denunció "el clima de mezquindad, mentiras y calumnias" divulgadas en estos meses sobre la Iglesia. Según Bertone, lo que se pretende con la filtración y publicación de los documentos es separar al papa de los cardenales, desestabilizar la Iglesia y presentar una imagen de la Curia que no es cierta. "En la Secretaría de Estado entre todos los colaboradores hay unidad, un compromiso que no existe en otros ámbitos. Nos reunimos sistemáticamente en un clima de unidad, que es lo contrario de lo que presentan los medios de comunicación", agregó. Según Bertone, "no tiene" conocimiento de que algún cardenal esté implicado en ese escándalo "o de luchas de poder entre personalidades eclesiásticas para conquistar un falso poder". El cardenal señaló que el papa está triste y dolido por lo ocurrido con su mayordomo y les ha pedido varias veces, "de manera afligida, una explicación sobre el gesto de Paolo Gabriele, al que ama como a un hijo". El escándalo de las filtraciones de documentos reservados se desató a principios de año, cuando una televisión italiana sacó a la luz unas cartas enviadas a Benedicto XVI por el nuncio en EEUU y ex secretario general del Governatorato de la Ciudad del Vaticano (Gobierno que gestiona este Estado), arzobispo Carlo María Viganó. En ellas denunciaba la "corrupción, prevaricación y mala gestión" en la administración vaticana. A mediados de abril, el papa creó una Comisión Cardenalicia, presidida por el español Julián Herranz, de 82 años, para esclarecer los hechos. El 19 de mayo se publicó el libro "Sua Santita", de Gian Luigi Nuzzi, con un centenar de nuevos documentos filtrados desde el Vaticano que desvelan tramas e intrigas en el pequeño Estado. Cinco días más tarde fue detenido el mayordomo, en cuya vivienda, dentro del Vaticano, los gendarmes encontraron numerosos documentos reservados. Gabriele, según sus abogados, está dispuesto a colaborar con la justicia vaticana para que se sepa la verdad.

Tags relacionados