Santo Domingo 21°C/23°C clear sky

Suscribete

FIGUEROA SANCHA

Jefe Policía PR anuncia futuras detenciones de corruptos tras operación del FBI

LOS 133 POLICIAS Y FUNCIONARIOS PROTEGIAN LOS NARCOTRAFICANTES

El jefe de la Policía de Puerto Rico, José Figueroa Sancha, anunció hoy futuras detenciones de miembros del cuerpo que dirige y reiteró su compromiso de limpiar la institución, tras la gran operación del FBI contra la corrupción policial vinculada al narcotráfico. La Oficina Federal de Investigaciones (FBI, por su sigla en inglés) ejecutó este miércoles en Puerto Rico la mayor operación de su historia contra la corrupción policial relacionada con el tráfico de drogas con la detención de más de un centenar de agentes y funcionarios. "Quedan todavía -corruptos- que no pudieron caer en ese grupo", señaló Figueroa Sancha tras indicar que conocía desde hace meses el operativo en marcha del FBI, dado que fue la propia Policía de Puerto Rico la que destapó las irregularidades. Figueroa Sancha, a pesar de la magnitud del escándalo, fue respaldado públicamente por el gobernador de Puerto Rico, Luis Fortuño. "José Figueroa Sancha es la persona correcta en el momento correcto para llevar a cabo la labor ardua que hay que realizar en la Policía", indicó Fortuño sobre el superintendente, una de las figuras públicas más criticadas del país. Figueroa Sancha destacó hoy que fueron dos agentes encubiertos de la Policía que dirige quienes se infiltraron en las entrañas de esta organización mafiosa, con lo que quiso mostrar el compromiso del cuerpo por limpiar de corruptos la Policía del país. El grupo de 133 acusados - entre policías (estatales y municipales), funcionarios públicos, militares y ex oficiales del Ejército - se dedicaba a dar protección a traficantes de droga durante las transacciones ilícitas en todo el país. Los policías corruptos recibían por este "trabajo" cantidades que oscilaban entre los 500 y los 4.500 dólares, lo que significó ingresar, en conjunto, en sus bolsillos entre julio de 2008 y septiembre de 2010 más de medio millón de dólares. Los dos policías infiltrados en la organización grabaron -de forma encubierta- conversaciones que destaparon actividades ilegales y hasta crímenes. Un policía admitió haber asesinado a una persona y enterrar el cadáver en cal, otro explicó cómo introducía droga en la cárcel, mientras que algunos aseguraron consumir esteroides o alterar y vender armas. Figueroa Sancha tiene previsto reunirse hoy en Nueva York con funcionarios del Departamento de Justicia de los Estados Unidos para analizar la forma de atajar los brotes de corrupción policial, que en Puerto Rico están principalmente ligados al tráfico de droga. El gobernador se unirá mañana a Figueroa Sancha para mantener nuevos contactos con responsables policiales de la ciudad estadounidense. El duro golpe recibido por la Policía se suma a la comprometida situación que ya vivía el cuerpo, al que prensa y oposición acusan de falta de efectividad y de preparación.

Tags relacionados