Santo Domingo 22°C/26°C scattered clouds

Suscribete

EUTANASIA

Italia debate si muerte de Eluana Englaro fue natural o forzada

ROMA.- La Fiscalía de Trieste, capital de la norteña Friuli, ha asegurado que la muerte de Eluana Englaro, de 38 años, no se debe por el momento "a la comisión de ningún delito", pero en Italia se han elevado voces que señalan que la joven fue forzada a morir.

Eluana Englaro murió ayer a las 7:35, de la noche del lunes, hora local, en su cuarto día de ayuno total y tras 17 años en estado vegetativo, según el certificado de defunción firmado por el director de la clínica Quiete, Stefano Santin.

La autopsia se llevará a cabo esta misma tarde por parte del doctor Carlo Moreschi y, según la Fiscalía de Trieste, los padres de Eluana verán a su hija antes del examen forense, para lo que ya han iniciado el viaje de Lecco a Udine, ambas en el norte de Italia.

La conmoción que ha vivido el país estos días ha sido resumida por el presidente de la República, Giorgio Napolitano: "Es un momento de dolor y turbación nacional".

Giuseppe Englaro, que hoy dijo sentirse "un poco mejor", aseguró que "si mucha gente viera una fotografía de Eluana en la actualidad se callaría, pero no lo haré jamás".

Según "Il Corriere della Sera", antes de morir Eluana pesaba 40 kilogramos, los brazos y las piernas los tenía encogidos, podía yacer sólo de lado porque con el vientre hacia arriba podía ahogarse por los líquidos que le fluían de un estómago atrofiado.

Permanecía apoyada sobre el lado derecho del cuerpo, lo que le causaba llagas y laceraciones en la piel, que tenía hasta en la cara, agrega.

Se le habían afilado las facciones del rostro y los párpados permanecían perennemente medio cerrados.

La cuidadora especial de Eluana, Franca Alessio, salió al paso de las acusaciones sobre que la joven había sido forzada a morir y las calificó de "vergonzosas", en el intento de "hacer sombra sobre este dramático asunto".

El debate llegó a las altas instancias políticas y religiosas.

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, atacó hoy al jefe de Estado, Giorgio Napolitano, a quien acusó de haber cometido "un grave error" por haber rechazado un decreto urgente que hubiera mantenido a Eluana con vida.

Berlusconi expresó su "profundo dolor" por no haber llegado "a tiempo" para impedir que se dejara de alimentar a la joven y subrayó que la decisión de su Gobierno de ignorar la decisión de Napolitano de rechazar el decreto, que no necesitaba la aprobación de la asamblea, y presentar un proyecto de ley en el Parlamento, nació de "principios morales".

Por su parte, el ministro de Reformas, Umberto Bossi, dijo a la prensa que comprende a la familia pero que no se puede "dejar morir de hambre y sed" a una persona.

Según Bossi, que dijo rebelarse por que se trata de un asunto "primitivo, inhumano e inaceptable", si Eluana hubiera estado atada a una máquina se podría haber desconectado y todo se habría terminado, pero en este caso ella continuaba respirando sola, lo que hace este caso diferente.

También el Servicio de Información Religiosa (SIR) de la Conferencia Episcopal Italiana se unió a las críticas por el fallecimiento de la joven y aseguró que la muerte "no ha sido natural, la ha matado quien la ha privado de comida y agua".

En un editorial titulado "Para que no ocurra nunca más", encargado al teólogo Marco Doldi, el órgano de los obispos italianos señaló que tras la muerte de Eluana "estamos todos más solos" y corre un aire de "inseguridad".

"Se impone a todos una reflexión grave y meditada. Pero mientras tanto hay que decir que Eluana no ha muerto sola: la ha matado quien la ha privado de comida y de agua. La suya no ha sido una muerte natural y por ello quien lo ha hecho o facilitado tiene una gran responsabilidad ante Dios y la sociedad", afirmó Doldi.

Finalmente, el Senado italiano aprobó hoy con 164 votos a favor, 100 en contra y una abstención la moción del partido gubernamental que obliga a alimentar e hidratar a las personas que no puedan hacerlo por sí mismas.

Tags relacionados