Santo Domingo 25°C/28°C broken clouds

Suscribete

SALUD

De la cirugía a las terapias CAR-T: una guía de tratamientos contra el cáncer

Aunque se asocia con efectos secundarios importantes, la quimioterapia continúa mostrando su eficacia. ISTOCK

Aunque se asocia con efectos secundarios importantes, la quimioterapia continúa mostrando su eficacia. ISTOCK

Avatar del Listín Diario
Marie-Morgane Le MoelParís, Francia | AFP

Poco diagnosticado y sin tratamiento durante siglos, el cáncer ha sido objeto de una revolución terapéutica en las últimas décadas. Las innovaciones se multiplican, aunque esto no signifique reemplazar a las terapias tradicionales.

La cirugía

El cáncer ha sido diagnosticado desde la época del antiguo Egipto. Más tarde el médico griego Hipócrates le puso un nombre: “karkinos”, cangrejo en griego.

Los primeros tratamientos, a finales del siglo XIX, se centraban en la cirugía, que consiste en extraer el tumor.

Actualmente, la cirugía sigue siendo “un arma terapéutica” importante, subraya el profesor Steven Le Gouill, onco-hematólogo al frente del grupo hospitalario del Instituto Curie de París. “Cáncer de seno, de colon, sarcoma... Muchos tumores quedan en manos de cirujanos”.

Pero la cirugía también es “una puerta de entrada en muchos cánceres, y es gracias a ella que disponemos de tejido tumoral que permite el diagnóstico”, agrega.

La radioterapia

La radioterapia surgió a partir de los avances del físico alemán Wilhelm Röntgen, quien descubrió los rayos X en 1895. Aún hoy en día continúa desempeñando un papel importante, ya que más del 70% de los tratamientos contra el cáncer incluyen sesiones de radioterapia. Esta consisten en enviar rayos (electrones, fotones, protones) que destruyen las células cancerígenas.

Su inconveniente es que dañan todos los tejidos que atraviesan. Muchas innovaciones intentan remediar este problema, entre ellas la irradiación de alta precisión con dosis fuerte. Se trata de ser “lo más preciso posible y enviar la dosis de radiación más fuerte posible al nivel del tumor, sin tocar los tejidos sanos”, explica Steven le Gouill.

La quimioterapia

Abarca medicamentos citotóxicos -varias moléculas utilizadas a menudo en combinación- que también van a destruir las células cancerígenas. Si a menudo es asociada con efectos secundarios importantes (como la caída del cabello), esta terapia continúa mostrando su eficacia, por ejemplo para la leucemia aguda.

Las vacunas

Existen dos vacunas para prevenir un cáncer cuando está vinculado con un virus: las vacunas contra los papilomas humanos y contra la hepatitis B (que puede provocar cáncer de hígado).

Desde hace años hay muchas investigaciones sobre “vacunas terapéuticas”. Se trata en este caso de producir antígenos tumorales -a través del ARN mensajero o de los virus-, que permitirán al sistema inmunitario activarse y producir la respuesta apropiada en los pacientes enfermos de cáncer.

La terapia selectiva

Desde hace un par de décadas, la terapia selectiva ha cambiado la vida de muchos pacientes. Se trata de moléculas químicas, concebidas específicamente para bloquear o interrumpir un mecanismo molecular indispensable para el avance, la proliferación o la superviviencia de las células tumorales.

La inmunoterapia

Es la gran revolución de estos últimos años. Consiste en potenciar el sistema inmunitario del paciente para ayudarlo a descubrir y matar las células cancerígenas.

La inmunoterapia se basa en los anticuerpos de síntesis, producidos en laboratorio, y son posibles varias modalidades.

Estos anticuerpos van a atacar, por ejemplo, una proteína en la superficie de las células cancerígenas. Al fijarse en la célula atacada, el anticuerpos provoca una acción antitumoral ya sea de manera indirecta o a través de la estimulación del sistema inmunitaria.

Tags relacionados