Listin Diario Logo
06 de octubre 2022, actualizado a las 09:05 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida miércoles, 10 de agosto de 2022

VIAJES

En Madrid, España: ¡A caminar por el Paseo de Recoletos!

  • En Madrid, España: ¡A caminar por el Paseo de Recoletos!

    Palacio de Cibeles, en Plaza Cibeles, donde se inicia el Paseo de Recoletos. Foto: Alexis Ramos B.

  • En Madrid, España: ¡A caminar por el Paseo de Recoletos!
  • En Madrid, España: ¡A caminar por el Paseo de Recoletos!
  • En Madrid, España: ¡A caminar por el Paseo de Recoletos!
  • En Madrid, España: ¡A caminar por el Paseo de Recoletos!
Carmenchu Brusíloff
Santo Domingo, RD

Es domingo ya bien entrada la mañana cuando, luego de dejar el equipaje en el Apartamento Serrano Recoletos, en la calle Villanueva del barrio de Salamanca, en Madrid, salimos a deambular por el entorno. Caminamos casi media cuadra hasta el Paseo de Recoletos. Se extiende un kilómetro desde Plaza Cibeles, donde resalta el edificio del Palacio Cibeles, hasta Plaza Colón. (El paseo toma el nombre de un convento que había en esta zona: el convento de los Agustinos Recoletos). Por el amplio espacio ajardinado con fuentes, donde se intercalan la luz del sol y la sombra de los árboles, llego con Alexis hasta la terraza del famoso Café Gijón, cuyo local está en un edificio al otro lado de la calle. Me apetece un café descafeinado (3 euros). Nos sentamos en la terraza bajo techo. 

Desde la mesa puedo ver la fachada del histórico café que, pese a muchos altibajos, logró sobrevivir a otros de su época: se abrió en mayo de 1888 y se convirtió en lugar de tertulia para los más renombrados intelectuales del ayer. Quedan sus recuerdos mediante ilustraciones y escritos en los muros del café-restaurante.

Tras este alto en el camino, mi hijo y yo proseguimos la andadura. Son los últimos días de mayo pasado en los que, como cada año, en un trecho del paseo tiene lugar el Mercado de Artesanía. Con el fin de hacer hora para almorzar nos detenemos ante cada puesto. Hay algunos con artículos excepcionales, como las miniaturas del artesano persa Reza Baharlou: bellísimas cajitas decorativas pintadas sobre hueso de camello. En este andar leo un cartel que promociona ‘Juegos que no se encuentran en otra parte’. Es del taller artesano Arcana, y alude a su reproducción de juegos de mesa históricos como el Terni Lapilli, de origen romano y Cercar la Liebre, de la época medieval en la Península Ibérica. ¡Fascinante! A su vez, Manolo Fernández vende unas billeteras que son además monederos y tarjeteros.

Todos sus artículos (carteras de mujer, etcétera) son hechos a mano. Así lo dice. Y con productos hechos a mano hay también varios artesanos que trabajan a la vista del público. (Mi hijo, Alexis Ramos Brusíloff, y yo tomamos fotos para este artículo en el Listín Diario).   

 

Almuerzo

Al llegar a Plaza Cibeles doblamos a la derecha en la calle de Alcalá. Entramos al restaurante Las Bóvedas de Cibeles, a un nivel más bajo que la calle, con techos abovedados y espacios con arcos. Nos apetece comer tapas, pero hay muy pocas y ninguna de mis preferidas. Pido Arroz negro con zamburiñas y gambas. Alexis, Croquetas de jamón. Nada del otro mundo.