Santo Domingo 24°C/29°C few clouds

Suscribete

Bookstagram: Auténticos influencers de las letras

Bookstagram: Auténticos influencers de las letras

Esta nueva genera­ción de lectores ofre­ce una propuesta distinta a la tradicio­nal. Cada día crece más y en la República Domini­cana los jóvenes son los prota­gonistas de sumarse a la mis­ma.

A pesar de que no existen es­tadísticas de la cantidad de los BBB’s (bookstagrammers, bo­oktubers y bookbloggers), en nuestro país, estos han surgi­do para dinamizar al mercado editorial.

Una muestra de ello, son los jóvenes Smeldis Polanco, Oli­ver Hidalgo, Melissa Veras, Jo­nas Guevara, Mabely Gutiérrez y Yaniwell García.

Smeldis Polanco, comenzó a leer desde los doce años. Su corazón quedó enamorado del mundo literario con un traba­jo obligatorio que consistía en leer la obra “Marianela” de Be­nito Pérez Galdós. Desde ese momento quiso conocer más historias y más libros.

Polanco es un librero muy creativo en Instagram. En su red social, adictos a los libros (@adictosalibrosrd), tiene ca­si 19 mil seguidores, comuni­dad que logró en un lapso de seis meses, donde cada post es una reseña bien redactada.

Él es un adicto a la lectura. Leer para él es muy agradable, le hace bien para su salud men­tal y le sirve para escapar de la realidad que en ocasiones no trasciende por su bondad.

Ser un fotógrafo de moda, lo llevó a hacerles fotos a sus li­bros encima de su cama y otros espacios para compartirlos en su cuenta personal, hasta que indagó la existencia de los blogs literarios y, así, surgió su pági­na.

“Compartir lo que estaba le­yendo acompañado de una foto­grafía atraía a más personas que se interesan por el mundo de las letras. Fue extraño, yo nunca ha­bía visto cuentas similares, pero luego conocí cuentas de lectores de Londres, España y México”, narró sobre su acercamiento a esa activa comunidad.

De Instagram pasó a la pla­taforma de YouTube y la expe­riencia no ha sido igual.

“Como booktuber viví un pro­ceso muy frustrante, no sabía cómo grabarme a mí mismo, me ponía muy nervioso ante de la idea de compartir un video, pero lo hice y empecé a publi­car retos de lectura y hablar de ellos”

También, expresó lo feliz que se siente con los resultados ob­tenidos. Polanco se considera un ciudadano responsable que promueve y apuesta a la cultu­ra y la literatura en la juventud.

Compartir sus lecturas le ha permitido colaborar con las edi­toriales más importantes del mundo como Penguin, Random House USA. Además, autores superventas como Ariana Go­doy, autora de la adaptación de Netflix ‘A través de mi ventana’,

“Son logros que nunca pensé tener y todo fue posible gracias a mi blog y a las personas que siempre están ahí”, expresó con gratitud.

El club Vida Entre Libros, es un espacio que Polanco creó con el fin de comentar sus obras preferidas. Según él, no tenía con quien hacerlo y eso le gene­raba angustia. ”Cuando inicié estaba solo. Siempre fui un niño que le gustaba expresar ante los demás las cosas que me gustan, pero no había nadie en mi casa aficionado las letras y los pocos lectores de mi familia vivían le­jos”, concluyó.

Oliver Hidalgo Descubrió su pasión por la lectura en su proceso univer­sitario. Al no sentirse confor­me con el contenido que re­cibía, comenzó a adquirir libros según las asignaturas que tenía y, desde entonces, no ha podido dejar de leer.

Al revisar diversos docu­mentos de administración no­tó que había mucha infor­mación de calidad que no se impartía en el aula, razón que lo llevó a solicitarle permi­so a los profesores para ofre­cer charlas de administración y, a pesar de que algunos no aceptaron, no se detuvo. Eso lo motivó a formar parte de los bookstagrammers para lle­var sus conocimientos a otras instituciones del Estado que le brindaron la oportunidad. En su cuenta, Lectura con propósi­to, (@olivhidalgo) tiene una co­munidad de 5,000 seguidores. Este proyecto incentiva la lectu­ra con fines prácticos y propósi­tos específicos. Además, de en­señar técnicas para desarrollar el hábito.

“El proyecto da respuesta a dos preguntas básicas: ¿Por qué a los jóvenes no les gusta leer? ¿Por qué deberían leer? Hacemos talleres, charlas y con­ferencias presenciales y virtua­les para compartir informa­ción”, indicó Hidalgo.

El bookstagrammer aconseja lo siguiente para quienes desean compartir sus libros. “Para ha­cer esto hay que nadar contra­corriente. A la gente no le gusta leer, al inicio es un camino so­litario, debes aceptarlo y mantenerte activo y con el tiempo llegarán a ti las personas alineadas a lo qué haces. Solo necesitas permanecer”.

Melissa Veras En su cuenta (@melissaverasreads) 4,000 seguidores acceden a sus publicaciones, donde recomienda la diversidad aunque dedica especial atención al género de la fantasía.

Veras comenzó a interesarse con la novela de Robert Fisher “El caballero de la armadura oxidada” el primero en leer. Comparte sus lecturas por la satisfacción que le produce mostrar algo que le hace feliz.

“Cuando inicié no tenía idea de lo que era bookstagram ni de la gran comunidad mundial. A través de los hashtags encontré muchas personas que también compartían sus lecturas”, y eso la motivo más.

Indicó que para muchos “leer es aburrido, que da sueño, o que todo trata de lo mismo”, considera que hay diversidad de géneros y estilos narrativos, y es solo cuestión de encontrar lo que se ajuste a tu gusto.

Jonas Guevara Comparte sus lecturas por la plataforma YouTube. Siente pasión por la lectura, lo atrae el afán por el conocimiento.. Según el booktuber en la República Dominicana hay un “mundo secreto” que no se ha desarrollado por completo, al que llama “Crecimiento Personal”, y eso lo motiva a compartir en el mundo literario.

“Los resultados que hemos obtenido han sido fabulosos. Pues hemos logrado alcanzar el interés de cientos de personas. Hemos podido hacer que la lectura se vuelva a poner de moda entre los jóvenes”, comentó.

Un libro al año. Según Guevara, su proyecto un libro al año pasó de ser una micro charla, a toda una conferencia estructurada en 45 minutos. Ha tenido la oportunidad de presentarse en diferentes escenarios como la Feria Internacional del Libro, y el Centro Cultural Perelló.

Mabely Gutiérrez En su cuenta (@belybookslandia) agrupa 3,000 seguidores. Es una amante de la literatura desde pequeña. Recuerda que solía participar en las olimpiadas de lectura. También, explicó que ser bookstagrammer es un hermoso proceso que conlleva creatividad y tiempo.

“A mí me encanta todo el proceso de creación de contenido literario. Fotos, reseñas, las recomendaciones, y fangirlear con otros lectores son las mejores sensaciones que he tenido” narró.

A pesar de que dijo que tiene poco tiempo en la comunidad ha conseguido colaboraciones con autores y actualmente trabaja con dos editoriales como influencer. “Son logros de los cuales me siento orgullosa. Quiero darme a conocer en mi país y motivar a más personas a que se sumen al mundo literario. Que tomen el hábito de la lectura y que la literatura tenga más valor en la República Dominicana. Yo creo en mí y sé que me espera mucho por lograr”, enfatizó.

Yeniwell García

En su bio de Instagram se define como amante del chocolate, pero su feed da entender que es una apasionada por el orden, la delicadeza y la sincronización de sus post con los colores.

Su blog @booksbywell tiene 10 mil seguidores. Su cuenta nació cuando investigó sobre la comunidad y sintió necesidad de compartir con el mundo sus lecturas.

“Pídeme lo que Quieras” tetralogía de la autora Megan Maxwell fue la primera obra que leyó. Según confiesa, a partir de esa experiencia tuvo un nuevo despertar y una mejor forma de sentirse mejor consigo misma.

“Mi primera foto en Bookstagram la publiqué en enero de 2020 y todo el proceso fue un gran descubrimiento, encontrar nuevas cuentas, el discernir que podría o no compartir al postear algún contenido”, expresó que ha sido un proceso mágico. Para la bibliófila,tener un feed tan organizado le lleva un día en tomar las fotos, editarla, hacer reseñas, y verificar algunos post para la semana.

“Lo que más disfruto es hacer fotos, bajar libros del librero, ver qué detalles le agrego a las fotos para mi es terapéutico, me relaja y lo disfruto mucho”, comentó.

Libros y competencias Desde su perspectiva, entre los influencers de libros, no hay una competencia directa, sino que algunos tienen metas diferentes cada año y buscan superarlas.

Indicó que está bien leer al mes diez libros, como también está bien leer al año veinte u ochenta y, que no pasa nada, lo importante es disfrutar.

“Pero te mentiría si dijera que no he sentido competencia. Todos leemos a un ritmo totalmente distinto en donde factores como el tiempo, el ánimo y el libro de que se trate influyen mucho.

Hay meses en los que puedo llegar a leer tres libros y otros meses puedo leer trece, y así sucesivamente”.