Listin Diario Logo
29 de junio 2022, actualizado a las 06:36 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida jueves, 04 de noviembre de 2021

TRIBUNA ABIERTA

Nearshoring y la oportunidad de crecimiento de la producción

  • Nearshoring y la oportunidad de crecimiento de la producción

    Yahaira Sosa Machado

Yahaira Sosa Machado
Especial para L2
Santo Domingo, RD

Desde hace unos años, Estados Unidos vienen alertando de posible competencia desleal, ante el crecimiento de la participación china en el comercio mundial, y de no cumplir con las reglas del libre mercado. Esto trajo como consecuencia la imposición de aranceles unilaterales por parte de los Estados Unidos, y la prohibición de importación de productos chinos a su territorio, en una denominada guerra comercial.

Más aun, por la crisis del Covid-19 el mundo ha enfrentado diferentes retos en distintos escenarios. En el plano del comercio mundial, la paralización de la producción y luego el cierre de puertos han traído, a su vez, crisis de personal y servicios logísticos. Esto se evidencia en los largos retrasos en la carga y costos elevados nunca vistos.

Este desabastecimiento de productos de este lado del Atlántico, ha planteado la necesidad de “regionalizar” la producción y la carga de mercancías, y en una versión moderna y autogestionada de Doctrina Monroe, los países latinoamericanos nos hemos planteado presentar a los Estados Unidos nuestros atractivos para relocalizar la producción del lado occidental del planeta, siendo más asequible la mano de obra y profesionalización de personal de este lado del Atlántico: producción de América para los americanos bajo condiciones adecuadas para el siglo XXI.

De más está decir que nuestro país presenta ventajas comparativas con respecto a otros países de la región: varios puertos de vanguardia, 7 aeropuertos distribuidos a lo largo de la geografía nacional que llegan a más de 50 destinos cada uno, mano de obra calificada, ley de aduanas moderna y una estructura logística de primera.

Acompañados de leyes que incentivan y protegen la inversión y la paz social, podríamos afirmar que, con las políticas adecuadas, competimos por ser el centro de operación de esas inversiones que buscan relocalizarse y de una producción que busca crecer. Podemos así trabajar con otros países de la región de forma que cada uno pueda especializarse en un tipo de producción distinto, y así todos ganamos.

Somos grandes proveedores de disyuntores eléctricos, productos de joyería, dispositivos médicos, productos de acero y aluminio, productos textiles… pudiéramos definir los sectores estratégicos para la inversión y fomento a la producción, y otorgar un tratamiento más favorable a estos, de forma que, más que competir, podamos complementar con nuestros países vecinos, y suplir a nuestro principal socio comercial, y al mundo, de nuestros mejores productos.