Listin Diario Logo
25 de septiembre 2021, actualizado a las 12:11 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida viernes, 18 de junio de 2021

CRISIS CLIMÁTICA

Se acelera el desborde de la protección costera en todo el mundo

Europa Press
Madrid

La combinación de aumento del nivel del mar, mareas, marejadas ciclónicas y olas ha acelerado el desborde de la protección costera natural y artificial en casi un 50% en las últimas dos décadas.

Esta revelación proviene de un estudio internacional coordinado por el IRD, en el que participan socios internacionales. El estudio fue publicado en Nature Communications.

Mediante la combinación de datos satelitales y modelos digitales, los investigadores han demostrado que el desborde costero y, en consecuencia, el riesgo de inundaciones, se acelerará aún más durante el siglo XXI, hasta 50 veces en un escenario de calentamiento global de altas emisiones, especialmente en los Estados Unidos. zona tropical. Este aumento se debe principalmente a una combinación del aumento del nivel del mar y las olas del océano.

Las regiones costeras bajas albergan casi el 10% de la población mundial. Además de la erosión en curso y el aumento del nivel del mar, estas áreas y sus ecosistemas únicos se enfrentan a peligros destructivos, incluidas inundaciones episódicas debido al rebasamiento de la protección natural / artificial, como en el caso del huracán Katrina, que azotó a los Estados Unidos en 2005, el ciclón Xynthia en Europa en 2010 y el tifón Haiyan en Asia en 2013 (el ciclón tropical más grande jamás medido).

Se espera que estos eventos episódicos se vuelvan más severos y frecuentes debido al calentamiento global, mientras que las consecuencias también aumentarán debido al aumento de la presión antropogénica, como el desarrollo costero y de infraestructura, la rápida urbanización. Aunque la magnitud y frecuencia de estos eventos siguen siendo inciertas, los científicos creen que los países de los trópicos se verán particularmente afectados.

A pesar del importante papel que desempeñan las olas del océano en la determinación del nivel del mar costero, anteriormente se había pasado por alto en gran medida su contribución a las inundaciones costeras, principalmente debido a la falta de información topográfica costera precisa.

En este estudio, investigadores franceses del IRD, CNES, Mercator Océan, junto con colegas holandeses, brasileños, portugueses, italianos y nigerianos, combinaron un modelo digital global sin precedentes para la elevación de la superficie con nuevas estimaciones de los niveles extremos del mar. Estos niveles extremos de agua contienen mareas, análisis de olas impulsadas por el viento y mediciones existentes de defensas costeras naturales y artificiales.

El estudio comenzó cuantificando el aumento de eventos de inmersión global que ocurrieron entre 1993 y 2015. Para lograr esto, se utilizaron datos satelitales para definir dos parámetros clave para la topografía costera: la pendiente de la playa local y la elevación subaérea máxima de las costas. El nivel extremo de las aguas costeras se calculó en intervalos de tiempo para identificar el número potencial anual de horas durante las cuales las defensas costeras podrían superarse en cada área.

"La combinación de mareas y episodios de grandes olas es el principal contribuyente a los episodios de desborde costero", dice Rafaël Almar, investigador en dinámica costera del IRD y coordinador del estudio. "Identificamos puntos calientes, donde el aumento de los riesgos de rebasamiento es mayor, como en el Golfo de México, el sur del Mediterráneo, África occidental, Madagascar y el mar Báltico".

Los científicos también realizaron una evaluación global inicial del potencial desbordamiento costero durante el siglo XXI, teniendo en cuenta diferentes escenarios de aumento del nivel del mar. Los resultados muestran que el número de horas de superación podría aumentar a un ritmo más rápido que la tasa promedio de aumento del nivel del mar.

"La frecuencia de los rebasamientos se está acelerando exponencialmente y será claramente perceptible a partir de 2050, independientemente del escenario climático. Para fines de siglo, la intensidad de la aceleración dependerá de las trayectorias futuras de las emisiones de gases de efecto invernadero y, por lo tanto, del aumento en el nivel del mar. En el caso de un escenario de altas emisiones, el número de horas rebasadas a nivel mundial podría multiplicarse por cincuenta en comparación con los niveles actuales", advierte Rafaël Almar.

"A medida que avanzamos en el siglo XXI, más y más regiones estarán expuestas a desbordes y consiguientes inundaciones costeras, especialmente en los trópicos, el noroeste de Estados Unidos, Escandinavia y el Lejano Oriente de Rusia".

Se necesitarán más estudios a nivel local y regional para concretar estas proyecciones globales, que proporcionan una base sólida para proponer medidas de adaptación efectivas en los puntos críticos identificados.