Listin Diario Logo
23 de septiembre 2021, actualizado a las 11:03 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida viernes, 19 de marzo de 2021

ESTÉTICA

En el Día del Sueño, te descubrimos lo que un sueño reparador puede hacer por tu belleza

Está demostrado que la piel se repara, elimina toxinas y recupera el pH en horario nocturno

  • En el Día del Sueño, te descubrimos lo que un sueño reparador puede hacer por tu belleza

    Una rutina de cuidado facial nocturno tiene importantes beneficios en nuestra piel. 

(Chance) Madrid

¿Quién tiene buen aspecto después de pasar una mala noche? Dormir las horas necesarias y descansar correctamente es fundamental para nuestra belleza, ya que es durante la noche cuando se activa el proceso natural de reparación. Con motivo del Día del Sueño, que se celebra hoy, 19 de marzo, te desvelamos lo que un sueño reparador puede hacer por tu belleza y lo importante que es la calidad del sueño para lucir una piel bonita y potenciar nuestra belleza corporal.

Está demostrado científicamente que por la noche aumentan los niveles de la hormona del sueño y descienden los de cortisol, la hormona del estrés. En este estado, la piel concentra su actividad en eliminar las toxinas acumuladas durante el día, recuperar el pH y repararse aumentando la elastina y el colágeno. Por tanto, un buen descanso es fundamental para una piel renovada.

Dado que los tejidos son más receptivos a los tratamientos por la noche, conviene aprovechar la rutina de belleza nocturna para aplicar productos que ayuden a levantarse con una piel más joven, firme y elástica por la mañana.

"Mientras que los tratamientos diurnos deben estar orientados a hidratar y proteger la piel de las agresiones externas, como la contaminación y las radiaciones, por la noche necesitamos potenciar el efecto reparador con sustancias nutritivas aplicadas después de una buena limpieza para garantizar los resultados", explica Alicia Flores, experta en dermatología y cosmética de Clínicas Láser Fusión.

Consejos previos para cuidarte mientras sueñas

El mejor tratamiento de belleza que existe es dormir un mínimo de siete a ocho horas diarias. Si preguntamos a cualquier modelo profesional, nos dirá que sus básicos imprescindibles de belleza son dormir bien y beber agua. Cuando duermes lo suficiente las ojeras desaparecen, la calidad de la piel aumenta y mejora nuestra expresión.

Los expertos recomiendan dormir boca arriba para evitar los roces en la cara y la presión que ejercemos con la almohada sobre las mejillas y la zona del contorno de ojos, lo que acentúan las arrugas.

También conviene colocar una funda de almohada de seda, no solo en beneficio de la piel, también para cuidar el pelo. Kourtney Kardashian y otras famosas han reconocido públicamente que utilizan este truco para tener la piel y la cabellera más brillantes y saludables. A diferencia del algodón, la seda no tiene capacidad de absorción, por lo que no absorbe los productos que aplicamos antes de dormir y respeta la humedad de la piel. Además, gracias a su suavidad, el cabello no se encrespa y tampoco aparecen surcos ni marcas en la superficie facial.

Finalmente, será mejor hacer cenas ligeras y acostarse al menos una hora y media o dos horas después de haber cenado. Esto hará que descanses mejor y eso se notará en tu rostro al día siguiente ya que se encontrará más descongestionado. Por el contrario, las cenas copiosas y tardías harán que retengas líquidos y toxinas.

Claves de belleza para las noches

La rutina facial nocturna debe tener un paso a paso definido y contener productos adaptados a cada tipo de piel y fase de madurez cutánea. En cualquier caso, es esencial desmaquillar y limpiar la piel por la noche para acostarte con la piel no solo limpia, sino también receptiva.

Es bueno aprovechar el gesto de aplicación de los distintos productos para realizar masajes, que no solo favorecen la absorción y el efecto de las sustancias, también estimulan, oxigenan y tonifican la piel.

El retinol es el componente estrella para la regeneración de la piel muy eficaz para reducir arrugas y líneas de expresión. Su función principal es exfoliar la superficie de la piel favoreciendo el recambio epidérmico y fabricando nuevas fibras de colágeno y elastina.

"Debemos aplicar el retinol dos o tres noches por semana, dependiendo de la edad, y hacerlo antes de dormir", concreta Flores.

El retinol se puede sustituir por ácido glicólico si el primero está contraindicado, en casos como el de las mujeres embarazadas, por ejemplo. Los productos con ácido glicólico mejoran la textura de la piel, reducen la seborrea, iluminan y unifican el tono.

Tanto para sérums, cremas intensivas, contornos de ojos y mascarillas de noche, la especialista recomienda optar por formulaciones que se absorban bien, se adapten a nuestro tipo de piel y no contengan perfumes ni alcohol.

Para el resto del cuerpo, y especialmente las zonas con grasa localizada, Flores apuesta por aprovechar las horas de sueño para poner en acción los productos reductores, modeladores y anticelulíticos.

"La clave para que estos productos surtan efecto es aplicarlos correctamente mediante un masaje circular que será fundamental para ver resultados", advierte.

El descanso nocturno es también el momento idóneo para cuidar el cabello aplicando una mascarilla, acondicionador o cualquiera de los muchos productos para su uso mientras duermes y que se retiran por la mañana. Sin olvidarse de hidratar.