Listin Diario Logo
15 de abril 2021, actualizado a las 12:44 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida domingo, 28 de febrero de 2021

La isla artificial de la energía eólica

Dinamarca construirá el primer centro de energía eólico del mundo instalado en una isla construida artificialmente. En ella se almacenará la electricidad generada por los molinos circundantes para distribuirla a la red eléctrica o utilizarla para producir combustibles ‘verdes’.

  • La isla artificial de la energía eólica

    Isla de la energía eólica, con embarcaciones atracadas (The Danish Energy Agency)

  • La isla artificial de la energía eólica
  • La isla artificial de la energía eólica
  • La isla artificial de la energía eólica
  • La isla artificial de la energía eólica
  • La isla artificial de la energía eólica
  • La isla artificial de la energía eólica
  • La isla artificial de la energía eólica
  • La isla artificial de la energía eólica
  • La isla artificial de la energía eólica
  • La isla artificial de la energía eólica
Ricardo Segura/EFE/REPORTAJES

Ubicada en el Mar del Norte, se construirá una isla artificial de, al menos, 120.000 metros cuadrados (el equivalente a unos 18 campos de futbol) que estará conectada con unos 200/600 molinos de 260 metros de altura sobre el nivel del mar, que generarán electricidad ‘verde’ a partir de la fuerza del viento.

Esta infraestructura tendrá una capacidad de 10 Gigavatios (GW) y podrá abastecer el consumo de 10 millones de hogares de Dinamarca y sus vecinos europeos, y comenzará a construirse en torno a 2026, según informan  desde el Ministerio de Clima, Energía y Servicios Públicos de Dinamarca.

Uno de los objetivos a largo plazo consiste en convertir la electricidad generada por los molinos y almacenada en baterías en la isla artificial en combustibles líquidos no contaminantes, como el hidrógeno, para transportes, aviación, industria y vehículos pesados, mediante un proceso llamado electrolisis.

El mayor productor de petróleo de la Unión Europea (UE), Dinamarca, ha establecido un año límite para eliminar este tipo de producción energética: 2050. También tiene previsto otro año, 2026, para dar el próximo paso clave en su transición hacia energías sostenibles para el medioambiente.

En 2050 este país escandinavo, que abarca la península de Jutlandia y varias islas, dejará de extraer petróleo y gas en el Mar del Norte habiendo cancelado previamente todas las rondas de licencias futuras de extracción de esos combustibles. 

En 2026 Dinamarca comenzará a construir en el Mar del Norte una isla artificial que alojará un centro de energía obtenida del viento (eólica), que producirá electricidad mediante molinos aerogeneradores que giran impulsados por las corrientes de aire de la atmósfera, transformando esa fuerza en corriente eléctrica. 

Esta infraestructura, conocida como la “isla de la energía” y pionera en el mundo, estará conectada en una primera fase del proyecto a unos 200 aerogeneradores que se construirán en distintos grupos (parques eólicos), cimentados en el lecho marino y situados en los alrededores de la isla artificial.

Este centro energético (‘energy hub’) recogerá la electricidad generada por los parques eólicos marinos circundantes y la distribuirá a los países conectados a este sistema a través de la red eléctrica.

EL MAYOR PROYECTO MARINO DE CONSTRUCCIÓN. 

El primer centro de energía eólica del mundo en forma de isla artificial se construirá a 80 kilómetros al oeste de la costa de la península de Jutlandia, según el Ministerio de Clima, Energía y Servicios Públicos de Dinamarca (KEFM, por sus siglas en danés).

Destaca que será propiedad de una asociación público-privada, fortalecerá la integración de las redes eléctricas europeas y aumentará la producción de electricidad renovable.

“Es probable que la construcción de este centro energético comience en torno a 2026”, señala a Efe, Emil Lee Madsen, asesor de prensa del KEFM.

Este proyecto es considerado por el KEFM como “otro paso significativo en la transición verde” de Dinamarca, país pionero y uno de más avanzados del mundo en el desarrollo, producción y consumo de energía eólica comercial.

Este nuevo centro energético producirá cantidades nunca vistas de electricidad verde y, cuando esté completamente implementado, podrá llegar a abastecer el consumo eléctrico de 10 millones de hogares europeos, según el KEFM.

“El centro energético del Mar del Norte será el proyecto de construcción más grande de la historia de Dinamarca y hará una gran contribución a la realización del enorme potencial de la energía eólica marina europea”, señala el ministro danés de Clima, Dan Jørgensen.

ISLA DE HORMIGÓN RODEADA DE MOLINOS.

Esta nueva infraestructura “off-shore”  (costa afuera) servirá como una planta de energía en alta mar que recolectará y distribuirá la ‘electricidad verde’ producida por cientos de turbinas eólicas.

Se espera que la isla tenga una superficie total de entre 120.000 y 460.000 metros cuadrados (el equivalente a entre 18 y 64 campos de fútbol) y, en su primera fase, estará conectada a unas 200 turbinas aerogeneradoras, pudiendo proporcionar electricidad ‘verde’ a 3 millones de hogares europeos.

La cantidad de turbinas podría triplicarse, llegando a un total de 600 aerogeneradores, que serán de una escala nunca vista hasta ahora, midiendo más de 260 metros desde el nivel del mar hasta la punta de la pala de sus hélices, según el ministerio danés.

“El proyecto será una asociación público-privada entre el estado danés y empresas privadas, y este nuevo centro energético tendrá capacidad alcanzable de 10 Gigavatios (GW) de potencia, expandiendo drásticamente la producción de energía renovable de Dinamarca y suministrándola en abundancia a sus vecinos europeos”, asegura Dan Jørgensen.

El Gobierno danés construirá otro centro energético y sus correspondientes parques eólicos en la isla danesa de Bornholm que, en conjunto con el centro de la isla artificial y sus respectivos aerogeneradores, sumarán en una primera etapa una potencia conjunta de 5 GW, el triple de la actual capacidad instalada en Dinamarca.

Más adelante estos dos centros energéticos se ampliarán hasta alcanzar una capacidad eléctrica total de 12 GW.

La isla artificial se irá expandiendo con la construcción de un puerto e instalaciones para almacenaje a gran escala en baterías y convertir la electricidad en fuentes energéticas liquidas. 

El objetivo a largo plazo, aprovechando la abundancia de la energía eólica generada en áreas marinas, consiste en almacenar electricidad ‘verde’ en la isla, convertirla en combustible no contaminantes para la navegación, la aviación, la industria pesada o los vehículos pesados, y enviarla a través de tuberías submarinas a Dinamarca continental y los países vecinos.

Estos combustibles, entre los que se incluye el hidrógeno, se producirán utilizando la electricidad almacenada en la isla en un proceso físico-químico denominado electrólisis.