Listin Diario Logo
21 de octubre 2020, actualizado a las 06:24 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida martes, 15 de septiembre de 2020

MEDIOAMBIENTE

Incendios disparan el monóxido de carbono sobre Norteamérica

  • Incendios disparan el monóxido de carbono sobre Norteamérica

    Las áreas roja y naranja indican regiones con concentraciones extremadamente altas de monóxido de carbono. NASA/JPL-CALTECH

(Madrid) Europa Press

Resultado de los incendios en la costa este de Estados Unidos, observaciones satelitales muestran concentraciones de monóxido de carbono a gran altitud que son más de 10 veces las habituales.

El instrumento AIRS (sonda infrarroja atmosférica) de la NASA, a bordo del satélite Aqua, capturó columnas de monóxido de carbono provenientes de los incendios forestales de California la semana pasada. Hubo 28 incendios forestales importantes en todo el estado al 14 de septiembre.

La serie de imágenes muestra promedios de tres días de concentraciones de monóxido de carbono alrededor de 5 kilómetros en la atmósfera entre el 6 y el 14 de septiembre.

Las áreas roja y naranja indican regiones con concentraciones extremadamente altas de monóxido de carbono de más de 350 partes por miles de millones por volumen (ppbv). Las concentraciones de fondo más normales de monóxido de carbono aparecen en amarillo y verde, con cantidades entre 30 y 50 ppbv.

Liberado por los incendios junto con el humo y las cenizas, el monóxido de carbono es un contaminante que puede persistir en la atmósfera durante aproximadamente un mes y puede ser transportado a grandes distancias. A la gran altitud cartografiada en estas imágenes, el gas tiene poco efecto sobre el aire que respiramos; sin embargo, los vientos fuertes pueden llevarlo hacia abajo hasta donde puede afectar significativamente la calidad del aire. El monóxido de carbono influye tanto en la contaminación del aire como en el cambio climático.

El intenso calor de los incendios forestales elevó el monóxido de carbono a la atmósfera, lo que permitió la detección por el instrumento AIRS. La corriente en chorro luego sopló la columna de monóxido de carbono hacia el este a través de los Estados Unidos y sobre el Océano Atlántico.

AIRS, junto con la Unidad de Sondeo Avanzado de Microondas (AMSU), detecta la radiación infrarroja y de microondas emitida desde la Tierra para proporcionar una visión tridimensional del tiempo y el clima de la Tierra. Trabajando en conjunto, los dos instrumentos realizan observaciones simultáneas hasta la superficie de la Tierra.

Con más de 2.000 canales que detectan diferentes regiones de la atmósfera, el sistema crea un mapa global tridimensional de la temperatura y la humedad atmosféricas, la cantidad y altura de las nubes, las concentraciones de gases de efecto invernadero y muchos otros fenómenos atmosféricos. Lanzados a la órbita terrestre en 2002, los instrumentos AIRS y AMSU vuelan a bordo de la nave espacial Aqua de la NASA.