Listin Diario Logo
30 de mayo 2020, actualizado a las 11:02 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida martes, 31 de marzo de 2020

LUTO

El adiós a Arlette: La viuda del coronel Fernández Domínguez

  • El adiós a Arlette: La viuda del coronel Fernández Domínguez

    Arlette Fernández Domínguez cuando fue reconocida hace unos años por la Cámara de Diputados.

Dalton Herrera
Santo Domingo

Arlette Fernández de Fernández ha fallecido tras padecer varios meses de complicaciones de salud en una clínica de la capital.

Con su muerte dice adiós una de las voces más representativas de la gesta heroica de 1965 donde el coronel Rafael Tomás Fernández Domínguez, su esposo e ideólogo de la revuelta más importante del siglo XX, caía asesinado por los soldados invasores que mancharon el suelo patrio.

A pesar de haber transcurrido casi 55 años del asesinato, por la espalda, de Fernández Domínguez a manos del invasor estadounidense cuando este se disponía a tomar el Palacio Nacional, Arlette Fernández, su viuda, nunca había desmayado para educar a las nuevas generaciones sobre uno de los sucesos que marcaron un antes y un después en la República Dominicana.

Fueron catorce años después de la muerte de Fernández Domínguez que su joven viuda pudo abrir su corazón y sus archivos para dar a conocer las hazañas del tierno y heroico compañero abatido cuando apenas iniciaba las luchas revolucionarias en cuya organización había invertido sus ímpetus, sus sueños, sus fuerzas y todos sus pensamientos.

De acuerdo a un reportaje de la periodista Ángela Peña, fechado del 22 de abril de 2001, durante los 12 años del Gobierno de Joaquín Balaguer, la presión acalló la voz de Arlette. Sin embargo, cuando ascendió al poder Antonio Guzmán, comenzaron a salir a la luz los testimonios de la vida y las acciones del valiente soldado que hoy está más presente en el recuerdo de su familia.

La fiel esposa había prolongado la memoria del amado más allá de la muerte. Las tragedias no habían opacado su carácter alegre, pese a haber sufrido también la pérdida de uno de sus hijos. “Mi vida ha sido muy intensa, he recorrido grandes dolores y amarguras pero he sido premiada con el amor y la dicha de haber estado enamorada. Cuando él llegaba lo esperaba perfumada, bañadita, pintada, detalles que tomaba muy en cuenta para agradarlo”, declaraba Arlette a la periodista Ángela Peña en aquel momento.

El matrimonio tuvo cinco hijos: Rafael Tomás (fallecido en un accidente de motocicleta), Oleka, Ludovino, Ingrid y César.

Para doña Arlette, entre los mayores méritos de su esposo está “el haber dado el primer paso para profesionalizar las Fuerzas Armadas y el respeto a la Constitución de la República”.

Datos importantes
Arlette Fernández Saba nació en San Francisco de Macorís, el 28 de junio de 1937, hija de César Fernández y Martha Saba. Se definía como un libro abierto que no oculta verdades para endiosar al aguerrido hombre de armas de sus amores. Su obra más importante fue “soldado del pueblo y militar de la libertad”, la cual era una biografía bien detallada de la vida y muerte del coronel Fernández Domínguez.

Según Ángela Peña en su reportaje, aunque el glorioso militar es el motivo principal de su obra, el libro revela un largo trecho de la historia política dominicana “ya que el personaje central fue actor de primera en casi todos los escenarios del acontecer, desde Trujillo, hasta la revolución de abril de 1965 cuando una bala le cortó el aliento, tronchando su existencia digna”. La crónica se remonta a épocas que precedieron la tiranía del llamado “Jefe”, porque los antepasados del heroico militar fueron figuras fundamentales combatiendo a Lilís, enfrentando a Báez, defendiendo la soberanía nacional frente a los yanquis, movilizando el país junto a Desiderio Arias, Luperón, José Desiderio Valverde, como Mamá Aurora o Papá Mauricio, Mamá Dolores, don Chelo, Fernando, Cirilo o Tío Pacito.

Arlette fungió en su obra como genealogista al contar las hazañas de esta familia aguerrida que disparaba al aire con los partos, para que el recién nacido “no naciera pendejo”.